Félix B. Camacho

Félix B. Camacho

Con Julián Casado Pérez, que siempre estuvo muy metido en el mundo del toro, incluso intentó sus pinitos en el arte de ‘cúchares’ coincidía hace unos días y le preguntaba por su chaval, el becerrista Luis José CasadoEl Cano’ que, a sus 11 años, sigue teniendo entre ceja y ceja lo de llegar a ser figura del toreo. Una tarea ardua y difícil, me transmitía Julián, no olviden mis queridos lectores que en la actualidad no hay tantos festejos como antaño, algo que pienso hace un flaco favor a todos estos chavales que tienen este ‘veneno’ metido en el cuerpo. Me continuaba comentando que no hace muchos años había más oportunidades, pues se montaban novilladas en casi todos los pueblos, algo que ahora no acontece, por eso cada vez es más dificultoso lo de triunfar en esta difícil profesión. Por no hablar de la crisis y, sobre todo, lo complicado que lo están poniendo los animalistas con sus campañas antitaurinas para acabar con la fiesta nacional. Eso sí, pese a tantas trabas, su hijo lo tiene claro y cada día y a cada hora le recuerda que quiere ser torero. Y obviamente me apostillaba que aunque lo primero que le aconseja es que estudie, actualmente en 6º de primaria. No es menos cierto, que lo anima, pues ve como pone el alma sobre el albero, además que considera que tiene madera para poder llegar. Por ello, una vez a la semana, concretamente cada jueves lo lleva a Sevilla a la Escuela Taurina de Amate, que dirige del maestro Curro Camacho, para que siga con su aprendizaje. Y es que aunque Luis es demasiado joven, quiero recordarles mis seguidores de esta ventana semanal, que con tan sólo 7 añitos y de la mano de Manuel Contreras, ya se puso delante de un becerro. En la actualidad y como se puede apreciar en la imagen que ilustra esta sección ya se atreve hasta con un añojo. La instantánea está tomada en la casa del maestro Morante de la Puebla, donde fue invitado hace pocas fechas. Como ven recurso, arte, valor y hechura no le faltan y si tienen duda de lo que les digo, el próximo día 11 en la finca La Loma de Sevilla se va organizar una capea en la que va a participar este joven onubense que sólo vive pensando en ser figura del toreo.

Pasear por el nuevo paseo marítimo onubense es todo un cúmulo de sensaciones diarias. Esta vez sí creo que Huelva ha conseguido acercar a los ciudadanos a la ría y, como decía, dejar que los sentidos se empapen con este rincón catapultado con las obras del Gobierno central. Ahora nos queda dar un pasito más y conseguir un mayor esplendor, para mí, de la joya de las maravillas de Huelva ciudad, el muelle del Tinto.

Cada día que voy a pasear por este enclave me encuentro también con nuevos maravillosos personajes, que como en esta ocasión transmiten sentimiento e ilusión por el presente y futuro, algo poco habitual en estos tiempos. De ahí que hoy os dé a conocer un nuevo descubrimiento, concretamente, a la inquieta María José Varela Garrido. No pude dejar de acercarme a ella al verla con su caballete y sus útiles de pintura en este mágico rincón para trasladar todo su arte a un papel de acuarela. Ella me comentaba, nada más que iniciar nuestra conversación tras una breve presentación por mi parte, que siendo niña cuando jugaba en el cabezo de la Horca, entre los depósitos de agua de la compañía Minas de Riotinto, que algunos bautizaron como las piscinas de los ingleses, no en vano algunos chavales se bañaban allí en verano, y que bautizamos con motivo del V Centenario como parque Alonso Sánchez tras una mal planeamiento de este lugar. María José, continuaba contándome que desde la célebre casilla del guarda, donde habitaba su abuela Dolores, se quedaba embelesada mirando los cabezos y con una libreta y la caja de lápices de Alpino, le gustaba plasmar y colorear lo que podía visionar. Una pasión que se fue incrementado, según me seguía manifestando, cuando empezó a cursar sus estudios en el colegio Moliére de nuestra capital. Aunque no es menos cierto, que con el paso del tiempo, abandonó el hábito de la pintura, aunque siempre estuvo rodeada de colores, no en vano su padre, Pepe Varela, tuvo un taller de chapa y pintura en la barriada de el Molino de la Vega ‘Talleres Varela`. Me seguía transmitiendo que siempre tuvo claro que le gustaría que el arte formara parte de su vida, y por si acaso se le olvida, me decía que tiene un amigo, concretamente en Bricoarte, que siempre le anima a que siga dando rienda suelta a su creatividad. De hecho, me señalaba María José, que se encontraba pintando una perspectiva de mi lugar favorito, el muelle del Tinto, ya que a ella le gusta salir al aire libre para descubrir nuevos paisajes, sentirlos y arrancarles su secreto sobre el papel de acuarela, utilizando varias técnica como el óleo o la cera, además de otras, aunque prefirió utilizar el secreto del artista. La joven se considera una artista autodidacta o lo que es lo mismo que su trabajo se basa en el conocimiento adquirido por la experiencia y su propio juicio crítico. Para terminar esta vuestra sección les podemos adelantar que María José, animada por su encantadora familia y amigos, se ha tomado en serio lo de dar a conocer su obra y ya cuenta con una buena cantidad de obras, que seguro que el próximo año podremos disfrutar del trabajo artístico de esta joven choquera.

Dicen los entendidos que no existe regla impositiva referente a la relación armónica entre quesos y vinos. Personalmente tengo claro que todo es cuestión de gustos. Lo principal es que se disfrute con placer  y les puedo asegurar que el pasado viernes, que asistí con mi amigo NachoGonzález, responsable de Cope en Huelva, a la carnicería Juanma de la calle MéndezNúñez de nuestra capital a la presentación por parte de JoséCarlosGarcíaCastillo, de Mektub, un vino blanco onubense que acaba de nacer y les puedo asegurar que el maridaje fue realmente perfecto, vamos que se complementa perfectamente con los quesos y las chacinas. Con José Carlos tuve la ocasión de charlar de cómo surge el proyecto de esta nueva aventura, ya que hace años que le conozco y su trayectoria laboral hasta ahora iba por otros derroteros, manifestándome que había decidido reinventarse y afrontar un nuevo reto. Y que tras varios encuentros en el Condado descubre un tipo de vino, quizás poco explotado en nuestra provincia, pero sí muy de moda en el ámbito nacional e internacional. Así nace Mektub, un caldo que como él dice es muy comercial y al alcance del paladar de los vinateros e incluso de los no entendidos. Sin duda estoy de acuerdo con todo lo expuesto y créanme si les digo a todos ustedes, mis queridos lectores que si lo catan no les dejará indiferente. De hecho en la propia presentación en la que pude compartir entre otros como se puede apreciar en la imagen que ilustra esta sección con RuperGallardo, CarlosGonzález, JuanRamónLópez, NachoGonzález y SalvadorAmador, todos estaban de acuerdo que es un vino semidulce, con un estilo muy propio de los caldos del Condado y muy agradable de tomar. 

El que me sorprendió fue Willy García de Longoria, que iba acompañado de su encantadora esposa la edil del Ayuntamiento capitalino Juani Carrillo. Pues desconocía que fuese todo un experto en estos menesteres. Me comentaba que el clásico maridaje de vino tinto y queso no suele quedar bien debido a los taninos que bloquean la lengua y anulan ciertos sabores del queso. Aunque yo le reiteraba que al fin y al cabo todo es cuestión de gusto y  el Mektub fresquito es un vino que sirve para acompañar todo tipo de comidas, algo que reiteraba el recién estrenado portavoz de Ciudadanos en el Consistorio onubense, Enrique Figueroa, que también estaba por allí.  Y es que en el acto y será porque  a los políticos les gusta dejarse ver más que a los niños las chuches, había muchos de ellos.

No sé a quién le escuche decir “aparta tus problemas y comételos para desayunar” o algo similar y es que el desayuno es el comienzo de la aventura de cada jornada. Sin duda, es un momento dulce o salado… que ya muchos prefieren disfrutar en una terraza en buena compañía, quizás por la comodidad de no preparar los primeros alimentos del día en casa. Vamos que sentarse en cualquier establecimiento y degustar no sólo el habitual café con leche, sino cualquiera de la rica variedad de té artesano, chocolate, batido, zumo, bollería tostadas, churros o cualquiera de los productos que te ofrecen en las extensas cartas que tienen los distintos bares o cafeterías es todo un placer para los sentidos. Todo este preámbulo me viene porque en mi paseíto matinal del pasado domingo por la céntrica avenida Pablo Rada de nuestra capital, coincidía con mi buen amigo José Antonio Pedraza Ibáñez, el gran ´Japi´ mientras disfrutaba de un opíparo desayuno. Algo que por cierto es muy habitual en él, ya que a menudo sube a su muro de facebook imágenes de los festines mañaneros que se pega. José Antonio estaba acompañado de su encantadora esposa, Sara Martin Castilla, y con ambos pude compartir un ratito de lo más ameno. Sara, a la cual no tenía el gusto de conocer, me manifestaba que ella era nieta del emblemático Félix Castilla, fundador de ´Tejidos Castilla´ que fue la primera tienda textil que se abrió en la populosa barriada de Isla Chica. Por su parte ´Japi´ me transmitía que tanto él como su socio, José Antonio, andaban muy liados con la campaña de navidad. Recordar que ambos regentan Mariscos Puerto Huelva, un establecimiento mis queridos lectores que si no lo conocen les recomiendo una visita si quieren comprar la auténtica gamba de nuestra costa. Y es que según me seguía comentando, ellos van a diario a comprar a las lonjas de Huelva y Ayamonte para que su clientela pueda degustar la genuina y riquísima gamba blanca de Huelva, como asimismo langostinos, cigalas o carabineros. Durante nuestra mini tertulia tampoco quiso dejar en el tintero, que además de atender en el despacho que tienen en el puerto son muchos los clientes, tanto de restaurantes como particulares, que desde distinto puntos de España y el extranjero solicitan sus productos, ya que asimismo dan el servicio de envío a domicilio, tanto del marisco fresco como cocido.

Miércoles, 02 Noviembre 2016 19:39

La post boda de Maki y María Artés 'Lamorena'

Tengo claro que caminar al día una horita reduce en un 30% las posibilidades de sufrir una parada cardíaca. Vamos, que es una excelente manera de mejorar la salud, además de ser una actividad fácil de integrar en la mayoría de los estilos de vida. Por ello y porque me puedo encontrar con personajes a los que traer a esta vuestra sección semanal, yo soy un asiduo a mis paseítos. Precisamente en uno de ellos por el popular barrio de el Matadero de nuestra capital coincidí con dos ´peazos´ de artistas como son mis buenos amigos Maki y su bellísima esposa, María Artés ´Lamorena´. Pero me sorprendió verlos a ambos vestidos de novios, ya que era sabedor que ellos celebraron su enlace matrimonial a finales de septiembre. Rápidamente María me lo explicaba todo con una pregunta ¿seguro que la mayoría de las parejas si pudieran alargarían ese día maravilloso un poquito más? Este es el motivo que cada vez más cónyuges nos decidamos a hacer un reportaje post boda, ya que es una excusa perfecta para volver a vestirnos de novios y tener todo el tiempo del mundo, sin los nervios del día de la ceremonia en que estas preocupada por atender a los invitados y evitarles espera para entrar al convite. Sin duda razón no le falta a María. Por su parte, Maki me transmitía que ellos tenían claro que querían hacer este tipo de reportaje, y me reiteraba que, tanto el fotógrafo como nosotros disfrutaremos más, al estar más relajados, por lo que habrá más libertad para crear por ambas partes y obtener imágenes más frescas e informales. Independientemente, me continuaba comentado, que puedes escoger el lugar donde quieres hacer el reportaje. Ellos me decían que se habían decantado por Punta Umbría, pues  consideraban que era el lugar idóneo para recoger las instantáneas de una fecha tan importante. Eso sí, me seguían señalando ambos que, les hubiese gustado haberlo hecho antes, pero que afortunadamente y debido a los muchos conciertos, entorno a cien, lo habían tenido que retrasar. Pero como siempre esta pareja de ‘artistazos’ me comentaban que lo que más le dolía es que les contraten por toda España, y que en Huelva capital no se acuerden de ellos. Yo me despedí de ambos deseándole todo lo mejor y, por supuesto, con la ilusión de poderles ver actuando en su tierra.

Aunque ya han pasado muchos años, todavía retengo en mi retina cuando, siendo un niño en mi Constantina natal, observaba como muchas familias y amigos se vieron obligados a emigrar por falta de trabajo. Eran los años de la España del hambre y el subdesarrollo, pero miren ustedes por donde, mis queridos lectores de esta vuestra sección, ahora que tenemos la generación mejor preparada de la historia, el ciclo se repite. Lo peor de esta situación es no saber cuánto va a durar. La mayoría de los jóvenes que se va lo ve como algo temporal, vamos que piensan trabajar unos años hasta que pase la crisis para volver a casa. Al menos así se expresaba Paquito Morán Carrascal, hijo de mi buen amigo y compañero Paco Morán, con el cual coincidí, tras más de dos años sin verlo, el pasado sábado en el Estadio Colombino. Este iba acompañado de su chica, la malagueña Sthefi Bejarano y del hijo de ambos, Elías, que con tan sólo tres meses trae a ambos como loco, al que por cierto llevaban ataviado con la indumentaria del Real Club Recreativo de Huelva. Me decía Paquito que aunque parece que fue ayer, ya lleva cerca de tres años en Inglaterra, donde está trabajando de mantenimiento en la Universidad de Oxford. Eso sí,  me seguía transmitiendo que aunque los principios fueron duros, pues se  echa de menos tu tierra, también es verdad que con el paso del tiempo se ha integrado. Además que, como su hermana Angélica, decidió también a los pocos meses  marcharse, eso le ayudó mucho en los momentos de bajón, que ´haberlos haylos´ pues de alguna forma las penas compartidas son menos. Y en la actualidad con su chica y con su pequeño principito se encuentra mucho más acompañado. Aunque también me dejaba claro que cada vez que pueda se pegará una escapada para que su hijo se impregne de Huelva, del Recre y de las raíces de sus padres. En la imagen que ilustra esta sección se pueden ver a la familia Morán-Bejarano en el césped del coliseo albiazul, donde en la previa del choque el pequeño Elías posó con el equipo más vetusto del país. Paquito que fue un placer verte hecho todo un padrazo.

Estos días he tenido que pasar por la Clínica Los Naranjos de nuestra capital para visitar al prestigioso galeno y amigo José Luis Mendoza Castells. El motivo, un golpe sin importancia. Por lo que una vez hecha la correspondiente radiografía y descartar que no existía ninguna rotura aprovechamos para conversar un ratito de lo divino y humano. Eso sí, durante poco tiempo, pues me manifestaba que últimamente tenía la agenda muy complicada, cosa lógica, ya que con independencia de atender la consulta y el quirófano hay que sumar la dirección de la clínica y la delegación de Asisa, trabajos que le tienen muy ocupado, vamos que le faltan horas. Precisamente me señalaba  que ahora andaba muy encima de un centro para la mujer, que en breve fechas van a inaugurar en las instalaciones que han adquirido como ampliación frente a la clínica, donde entre otras especialidades habrá tocoginecología, cirugía estética, orteoporosis y densitometría ósea. En definitiva, todo lo relacionado con la salud de la mujer. Y como José Luis es un enamorado de la música, no en vano es componente del Orfeón y Escolanía de Huelva, que dirige el maestro Carmelo Vicente Ballester Sanz, me seguía transmitiendo que el próximo día 9, a las 20.00 horas, en el salón de la Fundación de Caja Rural del Sur de nuestra capital, y debido al convenio de mecenazgo de Asisa con la Fundación Albéniz desde 2006, en el que anualmente celebran un evento musical en diferentes y prestigiosas salas de toda España, este año y debido al interés mostrado por parte del presidente del consejo rector  de la Cooperativa Lavinia, el doctor Francisco Ivorra, los onubenses podremos disfrutar del concierto por parte del cuarteto de cuerdas de la citada fundación. Sin duda, mis queridos lectores de esta vuestra sección semanal, les recomiendo que asistan a este evento musical, que de seguro disfrutarán de buena música. Por cierto, y antes de despedirnos, me preguntaba por el Real Club Recreativo de Huelva, no olvidemos que fue durante un tiempo el médico de la entidad albiazul, pero sobre todo porque a diario hace una mini tertulia  con su suegra que es una señora octogenaria y que sigue la actualidad del Decano a diario a través de los medios.

Los que se precian de conocerme saben que cuando salgo a dar mis paseítos siempre  llevo mi cámara fotográfica en el bolsillo, ya ello para mí es una puerta a la libertad. Sin duda, captar esos momentos que normalmente pasan desapercibidos para la mayoría es para mí todo un placer. Y luego volver a casa y compartir esas instantáneas que he logrado a través de facebook con amigos de cualquier rincón del mundo es algo maravilloso, no tanto por la perfección de la imagen, que también, sino porque vas creando una empatía con gente enamorada al mundo de la imagen. Y el pasado sábado en el Salón de Chimeneas de la Casa Colón y con motivo del 4º Aniversario de la Asociación Huelva y sus Fotógrafos, que preside mi buen amigo Pedro. J. Ruiz Constantino, pude compartir un ratito de lo más agradable con muchos de los socios, en un acto muy emotivo, pues tras el resumen por parte del presidente de las distintas actividades que se habían llevado a cabo durante el año, fue José Luis Arizmendi el encargado de versar sobre la figura del fotógrafo onubense, tristemente desaparecido, Pedro Delgado, quien la citada asociación, quiso rendirle un más que merecido homenaje póstumo. No olvidemos que Pedro era un magnífico hombre de una inconmensurable calidad humana y gran fotógrafo, que la mayoría le recordamos durante cerca de tres décadas en ese callejón de la plaza de toros de La Merced con su cámara inmortalizando  instantáneas que luego han sido expuestas en multitud de lugares o publicadas en algún medio de comunicación. Su viuda Esperanza, que fue la encargada de recibir el galardón, junto a sus hijos Cristina, Mónica, Laura y Pedro se emocionaba, sobre todo cuando se proyectaba un video con imágenes que han recogido las cámaras de este gran maestro que siempre estará en el recuerdo de los amantes de la fotografía. Tras este primer reconocimiento llegó la hora de valorar el  trabajo a la más veterana de la asociación, concretamente a Carmen Pérez, una leonesa del municipio de La Bañeza, que lleva ya varios años afincada en nuestra tierra y que aunque no pierde el acento, dice sentirse una onubense más. En la imagen de Francisco Alonso y que ilustra esta sección se me puede ver precisamente junto a Carmen, y flanqueado por el presidente y vicepresidenta de la entidad, Juana María Martín. El acto continúo con un video, donde los cerca de 90 asociados presentaron sus tres mejores imágenes. Para finalizar todos los asistentes pudimos compartir una copa entre compañeros y amigos, entre los que se encontraban Elena Tobar, teniente alcalde de Cultura y Turismo del Consistorio capitalino y la edil en la oposición Juani Carrillo. En definitiva, que pasamos un rato de lo más agradable, donde terminé con mi felicitación a la asociación y deseándole larga vida.

Se dice, se comenta, que después de las suegras los jefes son las personas más odiadas, algo de lo que personalmente no estoy de acuerdo, aunque no es menos cierto, y dejando a un lado a las suegras a las cuales les tengo mucho respeto, que no son muchas las personas que tienen un jefe increíble o  tal vez sí. Estoy convencido que tener una mala relación es malo para la imagen del empresario y, sobre todo, para los objetivos de la empresa. Sin duda, tengo claro que el jefe punitivo que practica la gerencia autoritaria y que sólo habla con sus empleados cuando las cosas salen mal hace tiempo se descartó en las empresas de clase mundial que se prestan de modernas y eficientes. La tendencia totalmente recomendada como exitosa es contar con un gerente motivador, capaz de entusiasmar a su personal, aquel tipo de jefe con quien da gusto trabajar, que toma el tiempo que sea necesario para escucharlos, asesorarlos y encaminarlos hacia sus objetivos. Si lo haces, tendrán la confianza para acudir a ti ante cualquier situación. Y dirán ustedes, mis queridos asiduos lectores de esta vuestra sección semanal, a que viene este preámbulo. Sencillamente porque hace unos días en mi paseíto habitual por la céntrica calle Rábida de nuestra capital pude saludar al empresario Domingo Diéguez, director en Huelva de Unipost, que es el principal operador postal privado de España. Este estaba junto a su encantadora esposa, Lola Santiago, también parte importante del organigrama de la citada empresa, tomando café junto a un grupo de sus empleados, algo que por otro lado no me sorprendió, ya que alguna vez que otra vez les he visto en alguna terraza compartiendo desayuno con su equipo de trabajo. En la imagen que ilustra esta sección podemos ver a ambos acompañados por Cristina Díez, Mari Carmen Millán, Manuel Jesús Alonso, Paqui Barragán y Manuel Santiago. Al acercarme para saludarles, me manifestaba el amigo Domingo, que desayunar con algunos de sus empleados es algo habitual, ya que su relación con sus empleados “es muy cercana, de esta forma he logrado tener con todos ellos una relación de respeto y confianza con lo que he logrado una mayor colaboración y eficiencia en el lugar de trabajo”. Además, me seguía transmitiendo que “ser así ha logrado que más que una empresa parezca una familia”. Algo que pude constatar en el rato que compartir con todos ellos.

Por aquello que uno no tiene el ´don de ubicuidad´ el pasado 29 de septiembre, y pese a que me seducía y me apetecía estar en la exposición del artista onubense y amigo Rafa Pinto, cierto es que, por problemas personales, no pude asistir para acompañarlo en un día muy importante para él. Pero por lo visto y leído entiendo que no notaría mi ausencia, pues según dicen las criticas la sala Siglo XXI del Museo Provincial estuvo inundada de amigos y personas interesadas en conocer su trabajo. Sin duda, y aunque me hubiese gustado estar presente el día de la inauguración, por otra parte, y buscándole la parte positiva, prefiero conocer su exposición con más tranquilidad y con menos agobio de gente. Y antes del próximo 9 de noviembre, fecha de la clausura, pasaré a disfrutar de un trabajo, que según amigos que ya la vieron, me sorprenderá muy gratamente. Con Rafa, que todavía estaba impactado por la repercusión del evento, hablaba el fin de semana y me recordaba con esa pasión que le caracteriza el por qué de ´Vooyeur¨ que es el título de su exposición. Y me comentaba cómo surgió la idea. El arrancaba preguntándome “¿alguna vez te has colocado delante de algún edificio abandonado de Huelva y has pensado que harías si tuviese dinero con dicho edificio?”. Seguía manifestándome, que mucho de esos edificios, debido a que es joven, los ha conocido ya cerrado o quizás, al ser muy pequeño, no le prestaba atención. En la actualidad cuando paso por ellos me paro y miro a través de sus ventanas y se imagino qué personas habrían habitado en ellos o qué actividades se desarrollarían en su interior. Ya que nunca, al igual que muchas otras personas, pudieron entrar cuando eran habitables o tenían actividad. Y que cuando te ves mirando por una ventana, imaginando qué ocurre en su interior te conviertes en voyeur”, por ello el título de la muestra. Continúa transmitiéndome, “que como él, por su edad, no conocía la actividad que se llevaba a cabo en estos edificios, decidió cambiar las funciones para los que fueron construidos”. En definitiva, muchas sorpresas que merecen que si usted, mi querido lector, no ha tenido la ocasión de acudir a conocer la fantasía y originalidad de la obra de este creador choquero, no lo dude, pues de seguro no le dejará indiferente.

Página 3 de 32
UA-9333496-6