Félix B. Camacho

Félix B. Camacho

Eran las 19.45 horas del pasado lunes, hacía calor, mientras esperaba en la céntrica plaza de las Monjas de nuestra capital a mi colega Carmelo Merchán, ya que teníamos una cita en el patio de la Diputación a las 20.00 horas con nuestro buen amigo en común Diego Lopa Garrocho, que  presentaba la sexta edición de su libro ‘Las caras de Huelva’. 

Mientras hacíamos el pequeño trayecto hacia la institución provincial recordábamos aquella primera tirada en 2009 que tanto éxito tuvo, pues el polifacético escritor y comunicador Diego Lopa, con sus imágenes inéditas y con su memoria prodigiosa nos hizo recordar aquella Huelva en blanco y negro que tanto añoramos algunos. Eso sí, nos preguntábamos si el calor y que en Huelva  a esa hora coincidía con otros eventos, seríamos pocos los que nos daríamos cita para arroparlo. Aunque yo tenía claro el poder de movilización de Diego, y no me equivoqué, el aforo estaba al completo, tanto de amigos, como de adeptos anónimos que cada semana siguen su programa en Huelva TV. Nada más llegar pudimos ver a Diego, elegantemente vestido con traje azul de Puro Ego, camisa blanca con pasadores azul y corbata de tonalidad morada, atendiendo y saludando a todos y cada uno de los presentes. Allí  pudimos ver a la actriz Luchi Macías, que ha protagonizado series como ‘El Secreto de Puente Viejo’ o ‘Mar de Plástico’ y actualmente ‘Acacias 38’ y ‘Urgencias’ en la 1 de TVE, o el actor Paco Velázquez, que lo recordarán en ‘Arrayán’ o ‘Princesa rota’. Sin duda, mucha gente del arte se dio cita, pues tampoco faltaron el cantaor Vicente Redondo ‘El Pecas’, el cantautor Nicolás Capelo, los pintores Juan Carlos Castro Crespo, Juan Manuel Seisdedos, Pilar Barroso, Lola Alvarez Raimundo o el moguereño Pedro Rodríguez. Escritores como Bernardo Romero, Rafael R. Costa, Julián Avila y poetas, como María L. Domínguez, Carmen Martagón, Ramón Llanes y Paqui Aquino. A quien también pudimos ver y saludar fue a Enrique Pérez Vigueras, al presidente de  Cruz Roja, Juan José Blanco o la presidenta de Aguas de Huelva, María Villadeamigo. .Quienes también quisieron arropar al protagonista de la noche, fue  la subdelegada del Gobierno,  María Asunción Grávalos, el galeno Rafael Segovia, el que fuese compañero y amigo en RNE Sebastián Domínguez, Pedro J. Ruiz Constantino, Sixto Romero y el fotógrafo Julián Pérez. En definitiva, que el evento estuvo repleto de todos los iconos de la sociedad onubense. Pero no me gustaría dejar en el tintero que la presentación estuvo a cargo del que fuese Rector de la Universidad Onubense Francisco José Martinez o de las palabras tan cariñosas que le dedico el alcalde Gabriel Cruz hacia el anfitrión, tanto es amigo Diego, que el próximo año te veo cumpliendo tu sueño de ser Rey Mago. Y por último  no quiero olvidarme del momento más emotivo de la noche, que fue cuando Emilio Moriña, miembro de AONES, tomó la palabra para reivindicar la discapacidad y agradecer a Diego la colaboración, ya que un porcentaje de las ventas del libro irán a la citada asociación.  Por último decirle que si el acto fue un éxito de público, que decir a la hora de venta de libros que se acabaron todos los ejemplares. Eso sí, para todos aquellos mis queridos lectores que quieren hacerse con un ejemplar, decirles que lo pueden adquirir en Cronuba, que es el despacho de Apuestas Mutuas de mi amigo Manuel Lavilla, y que está ubicado en la Av. Martín Alonso Pinzón, junto al convento de Las Agustinas. En la foto que ilustra esta sección, se puede ver a Diego, junto al propietario de Cronuba y el que suscribe. Cómprenlo y disfruten de nueve capítulos inéditos, de muchísimas imágenes nuevas, de aquella Huelva, lejana y rosa.

El próximo viernes, día 26, a partir de las 20.00 horas, las tablas del Teatro Cardenio de Ayamonte acogerán la gran Gala del Deporte,  que anualmente organiza la Asociación Onubense de la Prensa Deportiva (AOPD) conjuntamente con la Diputación Provincial, a la que por cierto, están todos ustedes, mis queridos lectores de esta sección, invitados, ya que la XXV edición será muy especial, por lo que no deberían de perdérsela. 2016 ha vuelto a ser un año muy importante para el deporte onubense, no en vano hemos tenido campeones mundiales, europeos y nacionales. La lista completa de premiados es la siguiente:  Deportista de Oro: Emilio Martin; Mejor Evento Deportivo: Patronato Municipal de Deportes de Ayamonte, por la organización del Campeonato de Fútbol Sala para Sordos; Leyenda Deportiva: galardón compartido para dos emblemáticos jugadores del Real Club Recreativo de Huelva, como son Juan Rodríguez Sivianes y Emilio José Viqueira Moure; Valores Humanos: José Luis Rúa Nacher; Promesa Deportiva: Equipo Infantil de Balonmano Playa ‘Lacasitos beach’ de Moguer; Mejor Club: C B Conquero; Mejor Entrenador: Paco Ojeda; Promoción Deportiva: El Corte Inglés como patrocinador y la Diputación Provincial como institución; Mejor Dirigente: La gimnasta Inmaculada Márquez; Mejor Deportista con Discapacidad: Club de Sordos de Huelva; Deportista Revelación: el jugador albiazul José Alonso.  También la AOPD ha querido tener unas menciones especiales a Radio Nacional de España, Juan José Maestre, Manuel Ortiz Trizac ´Bobi’ y a los Empleados del Real Club Recreativo de Huelva.  Aunque entiendo y estoy convencido que todos y cada uno de ellos está encantado del reconocimiento  por parte de nuestra asociación, como asimismo de recibir el citado galardón. No es menos cierto, que hay una de las protagonistas de esta edición que está ilusionadísima con su premio, me estoy refiriendo a Inmaculada Márquez, presidenta y entrenadora del Club GR Huelva, con la que he conversado hace unos días. La entrenadora nacional de gimnasia rítmica me hablaba que “no siempre fueron buenos tiempos”, pues hubo momentos de dificultad para trabajar en su tierra, tanto es así, que tuvo que emigrar hasta Club Liceo de Córdoba, donde estuvo tres años trabajando y donde tuvo la fortuna de apostar y entrenar a Lourdes Mohedano, medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río y Campeona del Mundo en mazas. En la imagen que ilustra esta sección la podemos ver junto a la gimnasta cordobesa.

Sin duda existen muchos artistas, profesionales o no, personal del mundo de la cultura comprometidos y concienciados de que su trabajo no es sólo entretenimiento y formación, sino también, que por su condición privilegiada de poder acceder a los medios de comunicación y al público en general a través de sus creaciones y su arte, suelen implicarse en todas aquellas causas que reivindiquen un mundo más sensato y más justo. Y Alfonso Aramburu Terrades, es de esos artistas humanitarios que siempre trata de estar involucrado en proyectos solidarios. Tanto es así que, desde el pasado día 8 y hasta el próximo viernes, 19, tiene colgados 36 cuadros en la sala de la Fundación Caja Rural del Sur de nuestra capital para recaudar fondos para la ONG AYRE  y sumar con las ventas a los esfuerzos que realizan gente como los tres médicos, una matrona y un fisioterapeuta que se han desplazados a los campos de acogida de refugiados en la periferia de Tesalónica en Grecia como miembros de la citada ONG.  Con el artista onubense estuvimos conversando, junto a mi amigo Carmelo Merchán, mientras admirábamos la muestra que con el nombre de ´5..525 Aniversario´ refleja la historia de Huelva desde hace más de cinco mil años. Pero sobre todo lo que más nos sorprendió es que la mayoría de sus obras estaban pintada sobre terciopelo, comentándonos  que es “una nueva técnica con la que está experimentando, que se llama ‘hidealux”. Les aseguro que sus resultados son sorprendentes. Asimismo, nos habló de la facilidad con que su mente y su mano son capaces de captar y trasladar con pinceles y acuarelas a un simple panel de madera o ahora al terciopelo su visión de una imagen. Nos llegó a decir que “alguna de sus creaciones no le habían llevado más de 20 minutos en realizarla” y nos ponía como testigo al vigilante de la sala de exposiciones. Y entre las explicaciones de obra y obra, Alfonso nos resaltaba la “sensibilidad” de la asociación y de los proyectos que desarrolla, ya que asisten a personas que viven situaciones de especial vulnerabilidad, “hecho incomprensible en pleno siglo XXI”. Concretamente en los campamentos de refugia¬dos de reciente creación en Grecia. Por ello mis queridos lectores les recomiendo una visita por la sala de Fundación Caja Rural del Sur y que colaboren con AYRE, pues además de contribuir por una buena causa podrán faldar de tener colgado en su salón una obra del maestro Aramburu, todo un genio de las artes.

Si volvemos la vista atrás y viajamos por unos segundos a nuestra niñez, quizás, ahora con el paso del tiempo, recordemos con nostalgia a aquellos viejos amigos de la infancia con los que tantas tardes de juegos compartimos. Seguramente algunos, los menos, sigan formando parte de nuestra vida y de nuestro círculo íntimo de amistades, la otra mayoría estará de por vida en nuestro álbum de los recuerdos. Sin embargo, es algo lógico, pues a medida que uno crece vas dejando atrás a los amigos del pasado por una cuestión de lógica. Los destinos de cada uno toman rumbos diferentes. Pero no es menos cierto, que los elegidos siempre están ahí, da igual el tiempo y la distancia. Como verán mis queridos lectores de esta vuestra sección semanal, hoy he comenzando con nostalgia y ello viene dado porque este pasado fin de semana viajé  junto a mi mujer, Lola Montero, a mi Constantina natal con motivo de la boda de Ernesto y Mariló, esta última hija de mis buenos  amigos de la infancia José Antonio Cuevas ‘Chico’ y Dolores Caneo. Probablemente algunos penséis y con razón que esta ventana que abro semanalmente suele estar dedicada a protagonistas onubenses. Pero qué quieren que les diga, pienso que esta efeméride es una excusa maravillosa para romper las normas y viajar a un tiempo en que una de las preocupaciones más importante era saber dónde montábamos el próximo guateque. Y poderme reencontrar  en el citado evento con amigos como Rafael Muñoz y Robledo Quintana, que aunque hacía muchos años que no coincidíamos, y poder palpar que con ellos siempre hay algo que nos une, diría más, que la amistad que comenzó en la adolescencia ha ido creciendo a medida que pasan los años pese a no vernos en décadas. A partir de ahora y dado que las largas jornadas laborales ya van de paso entre nosotros, espero y deseo que podamos captar imágenes como la que ilustra esta sección y repetir más veces esos ratos inolvidables que he podido disfrutar el pasado fin de semana.

Qué decir del enlace de Ernesto y Mariló, dos jóvenes que han programado al milímetro, junto a sus familias, todo el acontecimiento para que no faltara un detalle, e incluso se marcaron un hermoso gesto. Quisieron que el dinero que iban a emplear en obsequiar a sus anfitriones con un recuerdo, algo simple y que al final se queda en tan sólo un objeto, destinarlo al apadrinamiento de Saury un niño hondureño de 7 años, que seguro que siempre recordará su unión. No me diga mis seguidores que nos es hermoso que del amor se ofrezca ya esperanza de vida. 

 

No sé a quién le escuché o le leí  que las opiniones además de respetables son libres y los hechos sagrados.  Esta primeras palabras me vienen por aquello que Huelva celebra durante este año su título de Capital Gastronómica 2017. Y por mucha fama o estrella Michelín que pueda tener un restaurante siempre habrá quien prefiera un plato de cuchara o unas  albóndigas de choco en salsa, vamos la cocina tradicional y menos cocina sofisticada elaborada con nitrógeno. Con esto no quiero decir que esté en contra de las nuevas tendencias gastronómicas, pero sí que cuando se hable de restaurantes onubenses siempre salgan a resplandecer los clásicos establecimientos. Por ello hoy, mis queridos lectores, permítanme que saque a relucir ese crítico gastronómico que todos llevamos dentro y les hable del ‘Café Taray Tapa’, un nuevo espacio muy pequeñito, aunque actualmente lo están ampliando, pero que tiene una magnífica terraza y que está ubicado en la céntrica Avenida de Pablo Rada de nuestra capital y que regenta María José Martín Victorino y su chico, Antonio Pérez Toscano, y donde se tapea de escándalo. Me decía un amigo con el que suelo visitar el citado establecimiento con alguna asiduidad, que no se me ocurriese promocionarlo en esta vuestra sección, pues corremos el riesgo que al compartir el descubrimiento entre todos ustedes de esta ventana semanal al poco tiempo se masifique y deje de ser bueno.  Vamos que quería que guardase el secreto, comentándole que preciándome de  conocer a Maria José y Antonio estoy convencido que no son de los que se dejan impresionar por la popularidad y que siempre ofrecerán lo mejor sin variar un ápice su estilo. Personalmente me van a permitir que les recomiende  algunas de las sugerencias de la casa como los calamares rellenos de morcilla sobre base de salmorejo y vinagre de módena o el rissoto negro de calamares con ali-oli o unas carrilleras al tinto de pitarra, sin olvidar los pescados de la costa o las carnes ibéricas de nuestra tierra. En definitiva, que desayunar o tapear bien es posible sin dejarse el presupuesto en ello y que a veces hablar de informalidad no implica renunciar a una buena gastronomía, sin desistir a un buen servicio y trato muy cordial.  Por ello les recomiendo una visita a ‘Café Taray Tapa’ y estoy seguro que cuando lo conozcan y saboreen sus exquisiteces seguro que me lo van a agradecer y esta, vuestra sección, será también recordada por mis descubrimientos  gastronómicos.

Dicen que recordar es volver a vivir y este dicho se puede aplicar muy bien a un onubense que triunfaba a mediado de los años 70 en el noble deporte de las 12 cuerdas, me estoy refiriendo a Francisco Jiménez Urreta, que este año cumple sus bodas de oro como boxeador. Precisamente hace unas fechas coincidía con él por los pinares de Aljaraque mientras hacía su entrenamiento diario y tras saludarnos quedamos en conversar y repasar lo que ha sido su vida deportiva y profesional en este medio siglo. Y dicho y hecho, hace unos días nos veíamos en el emblemático ‘Bar Miguel’ de nuestra capital y allí, con un café y unos churros, el amigo Urreta comenzó a desgranarme todas sus vivencias como boxeador y deportista.

Como no tuve la oportunidad de conocerlo en su época de boxeador quise saber cuál fue su mayor virtud y él lo tenía claro: “La preparación física y la esquiva, aunque sin estar exento de técnica”. Me contaba como si lo estuviera viviendo que sus rivales apenas si lograban golpearle en el rostro, tanto es así que las pocas ocasiones que perdió, pues salió victorioso en el 90%  de sus combates, nunca perdió por KO y en tan sólo uno de los combates dobló la rodilla. Pero a pesar de sus éxitos, noté que el tenía una espinita clavada y es no haberse embarcado en la aventura de trasladarse junto a José Gálvez a la capital del reino, donde hubiese sido preparado por el entrenador de Pedro Carrasco, el italiano Renzo Casadei, con quien seguro hubiese llegado a cotas muy elevadas. Eso sí, me dejaba claro que aunque se retiró a una edad muy joven del ring, con tan sólo 24 años, el boxeo le ha dado muchas satisfacciones, como conocer a dos grandes como Miguel Velázquez y Paulino Uzcudun, los cuales le regalaron unos guantes firmados, que por aquella época y demostrando su faceta solidaria, cedió a un programa que dirigía mi compañero y amigo Plácido Llorden para recaudar fondos para el asilo de ancianos. Me seguía transmitiendo que sus mayores éxitos los firmó en Sevilla y Barcelona, recordando como en su debut, que fue en la ciudad catalana, concretamente en el antiguo Price, y con motivo del Campeonato de España, en su enfrentamiento con el campeón de Aragón, lo dejó KO en el primer asalto. Por último, me comentaba con ese ímpetu que le caracteriza, que aunque a los 25 años ingresó en el Cuerpo de Policía Armada y tuvo que dejar su pasión, no abandonó el deporte y pudo seguir practicando atletismo, aunque terminó especializándose en carreras de fondo, habiendo participado en 13 maratones, logrando su mejor marca: 2 horas, 59º minutos. Ahora en la actualidad, ya jubilado, sigue compitiendo y no deja de hacer deporte y lo mismo lo podemos ver haciendo carreras por la playa o los pinos de Aljaraque, que en el gimnasio boxeando. Sin duda, Urreta es un hombre enamorado del deporte.

Parece, o más bien me atrevería afirmar, que el mundo del arte siempre ha estado herido de muerte en una perpetua agonía. Por ello son muchos los jóvenes artistas que agudizan el ingenio si quieren exponer sus cuadros, esculturas, o  cualquier otra disciplina de las artes. Vamos que si no hay ayuda, ellos se lo guisan y se lo comen. Este es el caso JuanjoCamacho, aunque le gusta denominarse ‘Kamatxo’, que para financiar los materiales necesarios para la exposición de acuarelas y acrílicos que tiene colgada en las paredes de la CerveceríaRubens, que está ubicada en la céntrica Plaza de Las Monjas de nuestra capital, y que se puede contemplar hasta el próximo día 26, no dudó en sortear una de las acuarelas que realizó en una demostración de pintura rápida en la puerta del citado establecimiento el día de la inauguración, concretamente el pasado día 6. La manera más o menos de subvencionarse, según me explicaba, fue la siguiente: “Mensajes privados a su perfil de facebook, le asignaba un número,  por orden de llegada, y le cobraba a cada uno de los ‘mecenas‘  2 euros”. 

Tengo claro que Juanjo desde que lo conocí una tarde mientras paseaba por la zona del puerto con mi amigo Carmelo Merchán y le  vi con su caballete y su set de pinturas, supe que este joven artista terminará triunfado y vaya si va creciendo, sólo hay que seguirle y ver cómo va siendo su evolución. Sé que no es fácil vivir de la pintura y lo qué cuesta llegar, no hablo de ser famoso, pues la tarea es ardua y difícil, simplemente de pintar y vender lo suficiente para vivir del arte. Y es que cuando uno tiene talento se hacen todos los sacrificios que deban hacerse  cuando la necesidad de crear es tan intensa que no la puedes obviar como es el caso de este onubense que como él dice “se entrega al arte por vocación, deseo y necesidad interior”. En definitiva, mis queridos lectores de esta ventana semanal, que os recomiendo una visita por Cervecería Rubens, donde además de tomar un café o una copa de cerveza fresquita con un buen aperitivo, estarán rodeado de arte del amigo Juanjo. Sin duda, magnífica la iniciativa de tantos bares y restaurantes de vestir su establecimiento de obras, otorgando a los artistas un espacio en el que poder dar a conocer su talento y creatividad y una manera también, por qué no, de incentivar a los clientes para que admiren los jóvenes valores que tenemos en nuestra tierra y pueda adquirir una de sus obras. Quién sabe si no puede ser una magnífica inversión. Tiempo al tiempo.

Dicen las estadísticas que hasta los seis años los niños juegan unos con otros de manera indiferente, pero según van creciendo y madurando, pasan a ser más selectivos y tienen sus preferencias más claras. Aunque no es menos cierto que conservar con el paso de los años tus amigos del colegio o de la infancia es una tarea ardua y complicada, Pero si lo logras eres un afortunado, pues la amistad es uno de los pilares que sustentan nuestra vida, por ello hay que cuidarla “como oro en paño” y, sobre todo, mimarla y aceptarla con sus pros y sus contras. En fin, cuántas amistades  han desaparecido por desidia o, lo que es peor, por no saber perdonar y ser a veces demasiado orgulloso. Todo este preámbulo me viene porque hace unos días, mientras tomaba café en la terraza de Touché, me encontré con tres amigos de mi hija Noemi, concretamente con Alvarito García Barroso, José Mier  Díaz y su bella chica, Rocío Méndez Robles, que son de esas amistades que perduran  y se fortalecen con el paso del tiempo. Con ellos estuve conversando un ratito de lo más ameno, interesándome  por la lesión de José Mier, comentándome que ha sido poca cosa y que ya ha vuelto a jugar unos minutos con su equipo, el C.D. Pinzón. Por contra Rocío, que por cierto anda muy liada en estas fechas en la empresa familiar Mariscos Méndez, nos decía que en unos días será su cumpleaños y que ya va teniendo una edad para que su ‘José’ hincase la rodilla, vamos que tiene ganas de bodorrio, máxime cuando llevan dos años conviviendo juntos. Pero como que su chico hacía oídos sordos, de modo que habrá que seguir esperando, aunque con esto de amor nunca se sabe y en cualquier momento salta la sorpresa y llega el día menos pensado y ‘flash’, nos hayamos con la noticia de la pedida y lo que viene después. Eso sí, Alvarito, que tiene mucha guasa, decía que él cree que pronto podrían sonar campanas de boda. Obviamente José, y por aquello de su profesión, le pasó pronto a Alvarito la pelota, diciéndole que los primeros que tienen que pasar por el altar es él con Patri, Pero éste estuvo rápido y le contestaba que no lo descartaba pero que no era el momento, ya que actualmente la empresa que lleva junto con sus hermanos Fito y Elsa y que se dedica a licencias de obras y aperturas está como el ave fénix, renaciendo de sus cenizas. Después de un tiempo un poco parado parece que hay más empresarios con menos miedo a arriesgar, quizás porque los datos económicos acompañan. O lo que es lo mismo que en el último año han empezado a notar un repunte que revela el cambio de tendencia en Huelva, se abren más negocios, aunque no es menos cierto que también existen bastante bajas. Desde aquí, vuestra sección semanal, mis queridos lectores, les deseamos a todos nuestros amigos que alimenten y mimen la amistad como lo hacen estos tres chicos y, sobre el amor seguro que en poco tiempo tendremos noticias de una u otra pareja, quién sabe con lo caprichosos que son los sentimientos.

Eran las 19.15 horas de ayer jueves, hacía frío y me dirigía hacia PuroEgo, la tienda de mi hija Noemí, habíamos quedado, pues  teníamos una cita en el salón de actos de la Fundación Caja Rural del Sur. Allí se presentaba ‘La sombra’, ópera prima de  Miguel Angel Velasco Nevado o quizás Antonio Marcos, como se denomina en un perfil de facebook. Nada más llegar pudimos ver al protagonista, elegantemente vestido con traje oscuro, ejerciendo de anfitrión y saludando a cuantos habíamos decidido acompañarles. Y conociendo al protagonista, rodeado de señoras bellas y glamurosas, entre ellas la prestigiosa abogada Eugenia Jerez Martín, una de sus grandes amigas, que no dudó en escribir el prólogo de su relato. Por allí se dejaron ver numerosos rostros conocidos que quisieron arropar a Miguel Ángel, como: el parlamentario andaluz Willy García de Longoria y su encantadora esposa, concejal del Ayuntamiento capitalino y viceportavoz del grupo popular en la Diputación Provincial, Juani Carrillo; los empresarios Dani Robles y Juan Márquez; Puri González, responsable de Comunicación de la FOE y Cámara de Comercio;  y su marido y gran artista, José Andrés Espuelas Sánchez; Berta Centeno, viceportavoz popular en el Consistorio onubense; Adolfo Morales, Jesús Velasco, Mariola Barón Quintero y su esposo, Otelo; el letrado José Luis Barrios García; el también polifacético Diego Lopa y su esposa, la escritora y artista, Antonia María Peralto; Lola Raiymundo diseñadora de la portada; María José Suero, que nos manifestaba que tiene en proyecto montar un taller de cerámica para niños y adultos. También pudimos ver entre los asistentes a Antonio Martín Boraita, director del Colegio María Inmaculada; Adelaida Mellado, gerente de Huelva Información; la bodeguera Begoña Sauci; Jenaro Fernández Fonseca; Lola Batanero; Ana Clara de la Fuente Nogales; el artista Víctor Pulido; Katy Garrido, Ana Rojas y Carmen Alvarez Villanueva, directora del Instituto de Medicina Legal; sin olvidar a la hija de Miguel Ángel, la bellísima Isabela Velasco, que cierto y verdad estuvo muy poco tiempo por aquello de que estaba con un gripazo tremendo. Tampoco faltó a la cita el joven escritor Daniel Bolaños Pinto, quien recientemente presentara en la Casa Colón su obra ‘Desvarios de Apolo’. En definitiva, que el evento estuvo repleto de todos los iconos de la sociedad onubense. Decir que la presentación estuvo a cargo del decano de Colegio de Abogados Juan José Domínguez, quien estuvo acompañado por su encantadora esposa, Salud de Silva. Resaltar que Domínguez estuvo muy ameno como es habitual en él, narrando alguna que otra anécdota sobre su vivencia con el protagonista del acto. También resaltar la intervención de la prologuista, la abogada Eugenia Jerez, que le dedicó unas palabras de mucha complicidad y cariño a Miguel Angel,  y otro de los participantes en el acto fue Isidro Cidre de ediciones Apuleyo. Finalmente Miguel Ángel se dirigió a los invitados, diciendo que cuando empezó a escribir “su intención no era componer una novela, pero que fue redactando cachito a cachito, pequeños textos, que luego empezó a coser y darle alma”. De su publicación, nos decía que “todo comienza cuando Pablo regresa a su tierra tras haber estado ausente 30 años. Una búsqueda  en los entresijos y recovecos de su pasado, de la muerte de su anterior esposa, del odio que le profesan algunos y con el cariño y aprecio que le recuerdan otros”. En definitiva, nos manifestaba ya al final del acto y mientras degustábamos unos vinos de las Bodegas Sauci, que “la novela está llena de suspense y de tramas ocultas”, que de seguro atrapará al lector y como no a vosotros mis seguidores de esta ventana os recomiendo su lectura porque estoy seguro que no les va a dejar en absoluto indiferentes...

Aunque las fiestas de cumpleaños son muy populares entre los niños. Yo diría que cada día más y que, poco a poco, se están convirtiendo en todo un evento en que no pueden faltar los payasos, magos, animadores, globos,… qué sé yo, que los padres tiran la casa por la ventana y ofrecen todo lo imaginable para hacer felices a los peques, no es menos cierto, que entre los adultos también se festejan cada día más, pues es una oportunidad más para socializar con los amigos y la familia. Allá quedó la tarda de chocolate con galletas que nuestra madre hacía con toda su pasión para recordarnos que íbamos para arriba. Sirva este largo preámbulo para presentarle al protagonista que se asoma hoy a esta, vuestra ventana semanal, mi buen amigo José Enrique Escobar Muñoz, que no necesita que ocurra un acontecimiento de esta índole, ya que para él cualquier día es bueno para montar un sarao. Eso sí, tampoco desaprovecha una jornada tan especial como es el día de su nacimiento para celebrarlo. Y el pasado jueves, cuando subía para casa, me lo encontré en una de las terrazas de la avenida de Pablo Rada de nuestra capital, junto a su encantadora esposa, Carmen Díaz Carvajal, la hija de ambos, Esther, y los amigos Xemary Rodríguez, Eva Dacosta y Esther Pérez López, con los cuales ya estaba haciendo el precalentamiento para la gran fiesta. Con todos ellos estuve un ratito y, además de compartí una cervecita, aproveché para conversar con el anfitrión y por aquello que sólo  nos llevamos unos meses, le manifestaba que cumplir 64 era una putada. Dejándome claro que efectivamente una putada pero “maravillosa” y llevaba razón. Porque aunque muchas veces no nos damos cuenta, si hay algo que enriquece nuestra alma es precisamente la felicidad, la ilusión por todas las insignificancias de esta preciosa vida, la emoción por vivir cada segundo con las personas que tienes al lado. No hay mejores arrugas que las trabajadas durante años repartiendo sonrisas. El arte de cumplir años lo desarrollan sólo aquellas personas que encuentran cada aniversario un motivo para sonreír, un motivo para celebrar, un motivo para dar gracias a la vida y José Enrique lo tiene claro. Así que me despedí de él emplazándonos para vernos más a menudo y aprovechar el presente, ya que si en la juventud corríamos tras los sueños, a los 64 sólo pensamos en aprovechar el momento para ya no correr si no para hacerlos realidad, disfrutar de cada instante que nos regala este corto paseo por la vida y, lo que es más importante, conseguir ser felices. Amigo que fue un placer estar con todos vosotros y disfrutar de toda la  alegría que transmitís.

Página 3 de 34
UA-9333496-6