Jueves, 30 Agosto 2018 19:03

Pepe Fernández, unas vacaciones sin desconectar

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

 

Nada es eterno y menos las vacaciones. Y llegado final de agosto terminan los días de asueto incluso para los políticos. Por tanto, es el momento de decirle adiós a la playa, a las tardes de lecturas, a los chapuzones en la piscina, alguna que otra escapada y, sobre todo, a compartir muchas más horas con la familia y amigos. 

Este inicio viene porque hace unas noches coincidíamos en El Portil, mientras tomábamos unos ponches, con el vicepresidente de Hacienda y Administración de la Diputación Provincial y concejal de Régimen Interior y Recursos Humanos del Consistorio capitalino y buen amigo, Pepe Fernández de los Santos. El cual estaba acompañado por su encantadora esposa, Inma Vázquez, y de su hijo, Roberto, con Juan Abad y María José Pérez, un matrimonio amigo y el hijo de ambos, Darío.

La verdad que me sorprendió encontrarme con la familia Fernández-Vázquez, ya que no había coincidido con ellos en todo el verano, algo que me apetecía, pues es una histórica de los posados veraniegos de esta, vuestra sección semanal, y no quería que pasase el estío sin captar la ya clásica imagen que se asoma a esta ventana que comparto con todos ustedes, mis queridos lectores. Pepe me manifestaba que aunque hay políticos que hacen las maletas y se marchan a desconectar a recónditos lugares él prefiere su Portil. Primero porque es su tierra y, por otra parte, porque así está más cerca por si surge alguna situación que requiera de su inmediata presencia. Y concretamente, este periplo estival, me seguía transmitiendo, no ha podido desconectar, ya que ha tenido que estar muy activo, especialmente por encontrarse en vigencia el concurso de venta del Real Club Recreativo de Huelva. Vamos que este año ha tenido que intercalar la luz de su despacho con los rayos de sol.

Obviamente el tema estrella de conversación que tuve con Pepe no podía ser otro que la venta de nuestro Recre. Y, como una vez más, el Ayuntamiento ha vuelto a rechazar la oferta de Krypteia en base a los informes de la mesa de contratación y de la Liga de Fútbol Profesional, que ponían en duda la solvencia económica de la empresa madrileña para hacer frente a los pagos exigibles a corto plazo para sacar a flote al Decano. Este hecho, le señalaba, nos tenía a todos los onubenses tremendamente preocupado, transmitiéndome tranquilidad, no en vano el club que preside, Manolo Zambrano, sigue teniendo al Ayuntamiento como propietario y que éste seguirá, como en los dos últimos años, cuidando de la salud del abuelo y, además estando muy pendiente para que el club no deje  de cumplir con los compromisos adquiridos en materia económica.

Yo, que soy un poco escéptico en todo este tema, le preguntaba que si el Ayuntamiento iba a dotar de una partida presupuestaria al club para llegar a final de temporada con los deberes hecho o si tenía una hoja de ruta. Pero como buen psicólogo que es, Pepe intentaba llevarme a su terreno y me aseguraba que todos los extremos estaban previstos. Eso sí, me garantizaba que el Ayuntamiento no podía seguir poniendo más dinero y que el Recre tenía que subsistir con recursos propios, algo que a mí me parece inviable para un equipo de Segunda B.

Al final me despedí de todos ellos, y en especial de Pepe, con la sensación de no sacar nada en claro. Pero con la percepción de que a la entidad albiazul le llegará del Consistorio, al menos, un millón de euros como patrocinador. Medio millón de la temporada pasada, todavía pendiente de pago, y otro medio, de la que acaba de arrancar. Sin descartar que entrarán otros patrocinios de otras instituciones. No olvidemos que tenemos elecciones a la vuelta de la esquina y el Decano, por desgracia, puede inclinar la balanza para un lado u otro. Por tanto, difícil papeleta la que tiene el equipo de Gobierno de Gabriel Cruz en estos últimos meses de mandatos si quiere conseguir además la confianza mayoritaria de los onubenses.  

UA-9333496-6