Lunes, 13 Agosto 2018 06:41

La familia Van Lacke-Patat, unos clásicos de los veranos de El Portil

Escrito por 
Valora este artículo
(15 votos)

 

No recuerdo a quién le escuche decir que no existe mayor fábrica de recuerdos en la vida que las vacaciones. La mezcla de momentos mágicos bajo el sol, diversiones de playa y piscina y emociones sin sordina rebosan el álbum de nuestras vivencias y hace que, llegadas estas fechas, se despierte un deseo: ¿por qué no regresar a esos sitios?

Y las estadísticas dicen que volver al lugar donde has sido feliz es la opción preferida por muchos viajeros. Este el caso de la familia Van Lacke-Patat que, juntos a sus hijas Isabella y Serena, se han decantado un año más por las playas de El Portil. Mi buena amiga Elot Patat, una mujer camaleónica, bloguera, modelo, y que incluso se atreve a hacer sus pinitos en la televisión, me manifestaba, mientras compartíamos desayuno, que este núcleo residencial, perteneciente a Punta Umbría y Cartaya, tiene todos los ingredientes para unas vacaciones perfectas. Además de encontrar la tranquilidad, mar, sol y agradables temperaturas, no olvida su gastronomía, y, por supuesto, hay que sumarle que aún conservamos muchas amistades del paso de Fede por nuestra tierra defendiendo la camiseta del desgraciadamente desaparecido CB Ciudad de Huelva.

Durante nuestra distendida conversación, también me dejaba claro que San Sebastián, que es su residencia en la actualidad, es una ciudad maravillosa para vivir. Destacándome, sobre todo, ese paseo por la playa de la Concha, con restaurantes de prestigio dirigidos por afamados chefs o pasear por las calles adoquinadas de la parte vieja y disfrutar con esas tiendas de lujos, bares de pinchos o esas sidrerías que tanto le gustan por el magnífico ambiente que se respira en ellas, además  de poder encontrar una sidra rica con un menú que normalmente consiste en tortilla de bacalao, bacalao con pimientos, chuletón y queso y nueces de postre junto con toda la sidra que te apetezca beber. En definitiva, que me recomendaba que les hiciese una visita y conociese una ciudad que merece la pena y donde se han acomodado de maravilla. Tanto es así que sus hijas van a un colegio donde están aprendiendo el euskera y lo hablan casi a la perfección. Eso sí, por ponerle un pero, me decía que el sol brilla por su ausencia durante varios meses al año. Por ello me sugería que septiembre era un buen mes para visitar San Sebastián.     

Como no podía ser de otra forma, quise conocer algo más del futuro de Fede, a priori acabó contrato al final de la temporada, transmitiéndome que los dirigentes del conjunto donostiarra habían decidido su continuidad un año más por su rendimiento la campaña pasada y, sobre todo, por la experiencia que aporta a la plantilla el escolta argentino. También le comenté para cuándo la retirada. No hay que olvidar que Fede va camino de los 39 años y dijo que de momento se encuentra con fuerza para seguir jugando en la ACB, sólo hay que recordar otros míticos jugadores de baloncesto que estuvieron en la cancha con cuarenta y tantos años. No obstante Elo lo tiene claro, que cuando llegue el momento pretende quedarse a vivir en España, y que Fede quiere seguir vinculado al deporte de la canasta y ella al de la moda.

Lo que aún no sabemos en qué ciudad se establecerán, máxime cuando han sido unos trotamundos y en cada una de ellas han ido dejando una parte de su corazón, sabiendo integrarse perfectamente con sus gentes y sus tradiciones. Lo que sí tenemos claros que, al igual que Ana Obregón hizo famoso su posado de verano, Fede y Elo, junto a sus dos princesitas, volverán cada año a nuestras tierras y disfrutar por unos días de la magia que tenemos y quien la descubre no la puede olvidar. Hasta muy pronto familia

UA-9333496-6