Martes, 26 Septiembre 2017 12:57

Juan Carlos García y Javi Fernández aprovechan disfrutar en familia con el Recre

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

Tengo claro que el Recre nos hace sentir cosas que no cambiamos por nada. A pesar de que el equipo más vetusto del país no haya comenzado con las expectativas que todos pensábamos, dado el magnífico plantel que le han confeccionado a Javier Casquero, no es menos cierto que sus seguidores siguen apoyando masivamente a sus jugadores, antes, durante y después de los partidos en El Nuevo Colombino. Sin duda, esto no es nada nuevo porque si por algo destaca la afición del conjunto albiazul es por su fidelidad y compromiso con un club que es el orgullo de todos los onubenses.

Da gusto ver los días de partidos como casi una ciudad entera respira ambiente de fútbol, ver llegar la marea de coches y gente, mayores, jóvenes, niños, parejas y familias enteras que se agolpan en los aledaños,  vestidos con los colores de su Recre. El albiazul abarrota las arterias principales de la ciudad camino del estadio.

Y precisamente en los alrededores del Colmbino me encontré con el gerente de la firma onubense CEOSA, mi buen amigo Juan Carlos García, el cual tiene claro que el Recre es la excusa perfecta para dos cosas, ver y animar al equipo de tu tierra y aprovechar para regocijarse de la familia y amigos. Ya que durante la semana el trabajo no le deja el tiempo suficiente de disfrutar de ellos. De hecho, lo vimos acompañados de sus dos hijos Carlos y Paloma, y de su amigo Javi de Tejidos Fernández y del hijo de este Alejandro.  

Con ellos estuve conversando un ratito de lo más ameno y me comentaban que la ´Recremanía` se había recuperado. Porque ver a cerca de 11.0000 aficionados, una hora antes del encuentro, es digno de alabanza y algo envidiable para otras aficiones que militan en superior categoría. Eso sí, todos los componentes de esta gran familia tenían claro que había que empezar a sumar de tres en tres puntos, sobre todo en casa que es donde se logran los objetivos, máxime cuando plantilla hay para estar en la parte alta de la tabla clasificatoria. Aunque quizás echasen en falta ver a algún canterano en el once, máxime tras haber logrado la pasada temporada sacar las castañas del fuego.   .

Tampoco dejamos en el tintero y viendo la afluencia de público que pocas aficiones son capaces de mover una masa social tan grande, pero no sólo cuando se juega en casa, sino también cuando lo hacen a domicilio, pues el abuelo nunca viaja solo, siempre hay gargantas dispuestas a animar para llevar a sus jugadores en volandas, pese a que de momento no le están dando muchas satisfacciones. 

En definitiva, que formamos una mini tertulia de lo más agradable con esta familia. Donde todos coincidimos que el Recre ha tenido “pasión de multitudes”. Por lo tanto, me reitero que ir a animar al Decano es una ocasión para que la familia pueda reunirse y compartir gozos y sofocones como el del pasado domingo tras el empate en el último minuto frente a La Balona. Por eso el fútbol es una emoción muy grande.

Modificado por última vez en Martes, 26 Septiembre 2017 13:26
UA-9333496-6