Miércoles, 30 Agosto 2017 10:54

Dumitru Rosu, tras entrenar en Rumanía, le gustaría hacerlo en un segunda B de España

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

Las relaciones entre jugadores de fútbol y comunicadores o periodistas no siempre son fluidas. A veces se presentan algunos problemas porque el futbolista no acepta las críticas o porque el informador no obtiene la primicia deseada. Pero éste no es el caso del protagonista que esta semana se asoma a  esta vuestra ventana semanal.

Me estoy refiriendo al exjugador rumano y buen amigo Laurentiu Dumitru Rosu, el que siempre tuvo una magnífica relación con los medios y con el que tuve el placer de ver el partido del pasado domingo en el Nuevo Colombino entre el Real Club Recreativo de Huelva y el Real Murcia, Y créanme que palabras son las que le sobran para hablar de fútbol o leer un partido. Y es que, sin duda, tiene un currículum que le respalda. 

Muchos de mis lectores de esta vuestra sección se preguntarán qué ha sido de Rosu desde el 2004 en que se retiró del fútbol activo. Pues decirle que desde que colgó las botas ha vivido a caballo entre El Portil, donde tiene su residencia habitual, y Rumanía.Tras obtener el título de entrenador nacional ha ejercido como segundo en su país natal en equipos como el FC. Vaslui, FC. Petrolul Ploiesti y Steaua Bucarest

El buen trabajo desarrollado en estos conjuntos le sirvió, según me comentaba, para que en octubre fueran requeridos sus servicios para sentarse en el banquillo del UTA Arad, conjunto de segunda división, que andaba clasificado en aquellos momentos 9º en la tabla clasificatoria y a bastantes puntos de los de cabeza, logrando colocarlo en tercer lugar, puesto que le permitió jugar la promoción con un equipo de primera, donde a punto estuvo de lograr el ascenso.

Obviamente quise saber por dónde pasaban sus objetivos, manifestándome que aunque ha recibido ofertas de otros equipos de segunda de Rumanía, prefiere esperar a ver si le sale algo de segunda B en España, ya que estar lejos de su mujer, Mónica, y sus hijas, Yasmine y Deborah, no lo lleva bien. Aunque no es menos cierto que mensualmente viajaba hasta Huelva para estar con la familia, además que en diciembre y aprovechando el parón de la competición se venía para España. Eso sí, mientras le llegan propuestas, me decía que disfrutaba por la mañana de paseos y ratos de pesca en su barco y por la tarde iba a clase de baile latino

En cuanto al plantel del Recre, me comentaba que la afición debe de estar ilusionada, ya que por lo que pudo apreciar en el choque, observaba que había mucha calidad en la plantilla por lo que si las cosas salen medianamente bien, deben de estar luchando por estar en la parte alta de la tabla clasificatoria. Asimismo, me insistía que era primordial arreglar el césped, una importante carencia para poder competir en unas óptimas condiciones en una competición tan compleja donde el Decano luchará por superar ese escalón para volver al lugar que le corresponde.

Por supuesto, no dejamos en el tintero durante el descanso, rememorar su partido más importante, que fue con la camiseta del Numancia en los Pajaritos, donde logró un ´hat-trick´ al Real Madrid, siendo portero Iker Casillas

En definitiva que fue un placer volver a saludar al amigo Rosu y sobre todo hablar de fútbol. Al que le deseo todo lo mejor y ojalá encuentre un banquillo en España y pueda demostrar toda su valía y sapiencia.

UA-9333496-6