Miércoles, 16 Agosto 2017 11:03

Antonio Picón disfruta de las vacaciones entre familia y amigos

Escrito por 
Valora este artículo
(7 votos)

 

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la sencilla casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. A la mayoría de ellos les llamamos amigos, pero tengo claro que hay muchas clases de ellos. Tenemos a los que le denominamos amigos del alma, pues son sinceros e incondicionales y saben cuando no estamos bien y, sobre todo,conocen lo que necesitamos en cada momento sin que se lo pidamos. Pero no es menos cierto, que hacer planes con ellos puede llegar a ser una odisea, ya que a veces amoldarse a ellos es una tarea ardua y difícil. Eso sí, por suerte en verano las opciones de coincidir son más factibles.  

Todo este preámbulo viene al hilo porque hace unos días, y como es habitual cada verano, recibía la visita en mi refugio de El Portil, de mi buen amigo Antonio Picón, que aunque trabaja en Sevilla como director comercial de Nissan,  no nos vemos con la asiduidad que nos gustaría, aunque obviamente sí que mantenemos contacto telefónico o por las redes sociales. Pero está claro que los amigos para ponerse al día sólo se necesita tomar algo juntos o como dijo fray Luis de León: “Como decíamos ayer”.

Antonio me transmitía que al llegar el verano tiene la sensación de que por fin encuentra el tiempo de descanso y de romper la rutina. Pero que hay que planificar bien el tiempo de asueto o de lo contrario se te escapa de las manos sin darte cuenta. De hecho, me decía, que ya le quedaba poco para finalizar sus vacaciones, pero que las había aprovechado muy bien y había pasado una semana inolvidable en París junto a sus hijas Julieta y Teresa y que cada segundo  que ha pasado con ellas lo ha disfrutado en grande, sobre todo en su visita a Disneyland.

Y que tras venir de París había estado unos días en Beas, junto a su chica Lola Bardallo, ya que ella es nativa de este bello pueblo onubense y no podía faltar ala celebración el pasado puente a las jornadas de convivencia romera en honor a la Virgen de Clarines. Pero también me decía que siempre deja un espacio para una cita obligada, que no es otra, que gozar con los amigos de siempre de un buen un arroz caldoso en el restaurante la Casa el Palo en El Rompido, dónde tiene actualmente su residencia de fin de semana. Ya que durante los días laborables su morada, y por aquello del trabajo, la tiene en Sevilla, concreta¬mente en la zona residencial de la Motilla en Dos Hermanas. Por último, quise que me explicase personalmente cómo le va tanto en lo personal como en lo profesional por la capital hispalense.Comentándome que aunque tan sólo lleva un año le había sentado magníficamente el cambio, cosa que me alegra tremen¬damente. 

UA-9333496-6