Lunes, 15 Mayo 2017 15:19

Alfonso Aramburu, un artista muy solidario

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

Sin duda existen muchos artistas, profesionales o no, personal del mundo de la cultura comprometidos y concienciados de que su trabajo no es sólo entretenimiento y formación, sino también, que por su condición privilegiada de poder acceder a los medios de comunicación y al público en general a través de sus creaciones y su arte, suelen implicarse en todas aquellas causas que reivindiquen un mundo más sensato y más justo. Y Alfonso Aramburu Terrades, es de esos artistas humanitarios que siempre trata de estar involucrado en proyectos solidarios. Tanto es así que, desde el pasado día 8 y hasta el próximo viernes, 19, tiene colgados 36 cuadros en la sala de la Fundación Caja Rural del Sur de nuestra capital para recaudar fondos para la ONG AYRE  y sumar con las ventas a los esfuerzos que realizan gente como los tres médicos, una matrona y un fisioterapeuta que se han desplazados a los campos de acogida de refugiados en la periferia de Tesalónica en Grecia como miembros de la citada ONG.  Con el artista onubense estuvimos conversando, junto a mi amigo Carmelo Merchán, mientras admirábamos la muestra que con el nombre de ´5..525 Aniversario´ refleja la historia de Huelva desde hace más de cinco mil años. Pero sobre todo lo que más nos sorprendió es que la mayoría de sus obras estaban pintada sobre terciopelo, comentándonos  que es “una nueva técnica con la que está experimentando, que se llama ‘hidealux”. Les aseguro que sus resultados son sorprendentes. Asimismo, nos habló de la facilidad con que su mente y su mano son capaces de captar y trasladar con pinceles y acuarelas a un simple panel de madera o ahora al terciopelo su visión de una imagen. Nos llegó a decir que “alguna de sus creaciones no le habían llevado más de 20 minutos en realizarla” y nos ponía como testigo al vigilante de la sala de exposiciones. Y entre las explicaciones de obra y obra, Alfonso nos resaltaba la “sensibilidad” de la asociación y de los proyectos que desarrolla, ya que asisten a personas que viven situaciones de especial vulnerabilidad, “hecho incomprensible en pleno siglo XXI”. Concretamente en los campamentos de refugia¬dos de reciente creación en Grecia. Por ello mis queridos lectores les recomiendo una visita por la sala de Fundación Caja Rural del Sur y que colaboren con AYRE, pues además de contribuir por una buena causa podrán faldar de tener colgado en su salón una obra del maestro Aramburu, todo un genio de las artes.

UA-9333496-6