Viernes, 21 Abril 2017 15:21

Francisco Jiménez Urreta cumple sus bodas de oro deportivas

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Dicen que recordar es volver a vivir y este dicho se puede aplicar muy bien a un onubense que triunfaba a mediado de los años 70 en el noble deporte de las 12 cuerdas, me estoy refiriendo a Francisco Jiménez Urreta, que este año cumple sus bodas de oro como boxeador. Precisamente hace unas fechas coincidía con él por los pinares de Aljaraque mientras hacía su entrenamiento diario y tras saludarnos quedamos en conversar y repasar lo que ha sido su vida deportiva y profesional en este medio siglo. Y dicho y hecho, hace unos días nos veíamos en el emblemático ‘Bar Miguel’ de nuestra capital y allí, con un café y unos churros, el amigo Urreta comenzó a desgranarme todas sus vivencias como boxeador y deportista.

Como no tuve la oportunidad de conocerlo en su época de boxeador quise saber cuál fue su mayor virtud y él lo tenía claro: “La preparación física y la esquiva, aunque sin estar exento de técnica”. Me contaba como si lo estuviera viviendo que sus rivales apenas si lograban golpearle en el rostro, tanto es así que las pocas ocasiones que perdió, pues salió victorioso en el 90%  de sus combates, nunca perdió por KO y en tan sólo uno de los combates dobló la rodilla. Pero a pesar de sus éxitos, noté que el tenía una espinita clavada y es no haberse embarcado en la aventura de trasladarse junto a José Gálvez a la capital del reino, donde hubiese sido preparado por el entrenador de Pedro Carrasco, el italiano Renzo Casadei, con quien seguro hubiese llegado a cotas muy elevadas. Eso sí, me dejaba claro que aunque se retiró a una edad muy joven del ring, con tan sólo 24 años, el boxeo le ha dado muchas satisfacciones, como conocer a dos grandes como Miguel Velázquez y Paulino Uzcudun, los cuales le regalaron unos guantes firmados, que por aquella época y demostrando su faceta solidaria, cedió a un programa que dirigía mi compañero y amigo Plácido Llorden para recaudar fondos para el asilo de ancianos. Me seguía transmitiendo que sus mayores éxitos los firmó en Sevilla y Barcelona, recordando como en su debut, que fue en la ciudad catalana, concretamente en el antiguo Price, y con motivo del Campeonato de España, en su enfrentamiento con el campeón de Aragón, lo dejó KO en el primer asalto. Por último, me comentaba con ese ímpetu que le caracteriza, que aunque a los 25 años ingresó en el Cuerpo de Policía Armada y tuvo que dejar su pasión, no abandonó el deporte y pudo seguir practicando atletismo, aunque terminó especializándose en carreras de fondo, habiendo participado en 13 maratones, logrando su mejor marca: 2 horas, 59º minutos. Ahora en la actualidad, ya jubilado, sigue compitiendo y no deja de hacer deporte y lo mismo lo podemos ver haciendo carreras por la playa o los pinos de Aljaraque, que en el gimnasio boxeando. Sin duda, Urreta es un hombre enamorado del deporte.

UA-9333496-6