Sábado, 25 Febrero 2017 11:11

Sergio Sánchez, un escultor-imaginero enamorado de su trabajo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Con la creación de la plataforma RecreativoSupportersTrust conocí al que fuese elegido presidente, me estoy refiriendo a SergioSánchez. Poco sabía de su vida, excepto que estaba a diario en los distintos medios de comunicación luchando para evitar la desaparición del equipo más vetusto del país. Pero no es menos cierto que últimamente ha desaparecido de la actualidad albiazul o, al menos, no se le ve tan involucrado como antaño. No sé si porque no le gusta lo que está aconteciendo o porque su actividad laboral le tiene totalmente absorbido. Por ello, hoy prefiero escribir del Sergio que he descubierto. Concretamente, me he encontrado con un creador, artista, pintor, restaurador y, sobre todo, escultor-imaginero. Y como hacía tiempo que me invitó a conocer sus trabajos y no había aún respondido, hace unos días me encaminé hasta la céntrica calle Vázquez López de nuestra capital, donde en la planta baja del número 45 tiene ubicado su taller. Toqué el timbre, me abrió la puerta y allí estaba Sergio con su bata de trabajo, eso sí, elegante como siempre, me animó a entrar y contemplar sus obras. Y fue como zambullirme en otro mundo, pues de momento me encontré entre estatuas, figuras, tallas, torsos, bustos y pinturas y todo ello envuelto con ese olor a cola, madera y pintura, mientras de fondo se escuchaba alguna marcha de Semana Santa. Y como una imagen vale más que mil palabras, en las instantáneas que ilustran esta sección se pueden apreciar algunos de sus trabajos.

Tras ese primer impacto, comenzamos a charlar sobre de dónde le venía la vena artística, manifestándome que desde que tiene uso de razón, aunque todo se inició tras finalizar los estudios de Bachillerato en la Escuela de Arte León Ortega a finales de los 90. A partir de ahí tuvo la fortuna de conocer y frecuentar con asiduidad hasta 2004 el taller del escultor sevillano Jesús Iglesias. Pero me dejaba claro que su maestro no fue otro que D. José Pérez Delgado, un artista onubense de Encinasola y discípulo del gran imaginero sevillano Castillo Latrucci, del que aprendió casi todo. Aunque me seguía transmitiendo que a través de los años, el artista va también esculpiendo su personalidad, su manera de ver las cosas, de concebirlas, y esa experiencia es como un soplo que va trasladando a su propia obra. Tras conocer su trayectoria profesional, quise conocer sus últimos trabajos y por dónde pasaban sus proyectos más inmediatos. Me decía haber entregado hace pocas fechas la corona de espina del Cristo de la Lanzada y que actualmente estaba trabajando con una peana para la hermandad del Señor de Pasión, aunque debido a una pequeña lesión en la muñeca y no poder tallar, andaba dorando algunas piezas para un particular. Pero quizás su trabajo más destacado en los próximos meses será el monumento a Manuel Vega de la Cruz, más conocido como el ‘Niño Miguel’, que para el próximo mes de octubre será emplazado en los aledaños de la Peña Flamenca de La Orden. Sobre este trabajo del ilustre guitarrista, lo vi totalmente ilusionado, y me contagió de su entusiasmo, ya  que me señalaba que a veces faltan autonomías o proporciones, pero que él tuvo la fortuna de poderlo visitar en la residencia de Tharsis antes de su fallecimiento en 2013 y modelarlo en barro a tamaño natural. En definitiva, que me despedí de Sergio con la sensación de haber conocido un gran escultor y una maravillosa profesión.

Modificado por última vez en Sábado, 25 Febrero 2017 18:46
UA-9333496-6