Miércoles, 13 Enero 2016 20:57

‘Mi Costura’, una mercería en el Molino de la Vega con sabor añejo

Escrito por 
Valora este artículo
(16 votos)

No he podido más que trasladarme en el tiempo, cuando todavía muchas mujeres cosían y hacían eso que se llamaba ‘labores de primor’, y recordar cuando mis padres montaron un establecimiento, que bajo la denominación  de ‘El Bebé’ y que estuvo ubicado en la calle la Vinagra de mi Constantina natal. Era una mercería donde podía encontrar cualquier tipo de hilo, de todos los colores inimaginables, corchetes, cremalleras,  incluso recuerdo que teníamos una máquina para forrar botones. En definitiva, que allí podías encontrar todo lo que podías necesitar en este ámbito. Inicio con esta entradilla esta vuestra sección semanal, porque desgraciadamente cada vez es menos habitual ver esos comercios que formaron parte de nuestras vidas. Pero miren ustedes por donde, mis queridos lectores, que hace unos días me dijo mi buen amigo Carmelo Merchán que le acompañase a la modista para llevar una americana para que le hiciesen un arreglo, y cuál fue mi sorpresa cuando me llevó a una lencería - mercería, con ese sabor añejo de antes y que me hizo abrir el baúl de los recuerdos, concretamente a una situada en la  calle Dulce de María, del populoso barrio del Molino de la Vega, que bajo el nombre de ‘Mi Costura’ regenta Elo López Vega, una extremeña afincada en Huelva hace algunos años. Y créanme si les digo que cuando entré por las puertas del citado negocio, se me vino a la retina aquel negocio de antaño de mis padres. Elo, además de hacer arreglos, tenía en sus estanterías, lanas, ovillos, encajes, botones cremalleras y hasta, cosa que me llamó la atención agujas de crochet, algo que yo pensaba que estaba en desuso. Comentándome, que aunque las mercerías han tenido en los últimos tiempos, ese perfil que durante años han ido cerrando persianas, no es menos cierto, que últimamente parecen que están volviendo a ponerse en auge, y además con fuerza. Vamos, que se está poniendo de moda lo de volver hacer labores, algo que la juventud tilda ahora de moderno, cuando no es otra cosa que dar un paso hacia lo que ya hacían nuestras madres o abuelas, De hecho, son muchas las asociaciones de vecinos, que además de tener actividades, como baile, pilates, sevillana o guitarra,  no falta el curso de labores. Probablemente, algunos de ustedes conozcáis sitios donde encontrar este tipo de tiendas, pero personalmente para mí fue un placer compartir un ratito con Elo, y poder encontrarme con un establecimiento como se puede apreciar en la imagen que ilustra esta sección,  donde comprar abalorios, cintas, tejidos, un ovillo de La Hilandera o un kits de tricot.

Modificado por última vez en Miércoles, 13 Enero 2016 21:21
UA-9333496-6