Miércoles, 16 Diciembre 2015 10:06

La amistad, lo mejor que deja el fútbol

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

No sólo los pantalones de campana sufren una existencia pendular. Estar de moda para luego dejar de estarlo. También los futbolistas están expuestos a esa bipolaridad. Como cambia todo de cuando estás en activo y en la cresta a  cuando cuelgas las botas. Pero lo que no se distorsiona entre los jugadores que han compartido muchas horas en el césped, concentraciones y secretos, muy al contrario se engrandece, es la amistad. Un cariño, que normalmente perdura de por vida, donde la complicidad de las esposas también juega un papel muy importante. Todo este preámbulo viene porque el pasado día de la Constitución, mientras almorzaba con mi mujer Lola en el Club Náutico del Portil, vimos como llegaban también al citado establecimiento el actual capitán del Recreativo, Jesús Vázquez, su esposa María José Moreno, los hijos de ambos Gael y Elia. Estos llegaban acompañados de José Manuel, hermano de Jesús y de Claudia, su cuñada, junto a sus hijos Claudia, Rubén y Dalia. Y   del ‘capi’ por antonomasia del conjunto albiazul, aunque ya retirado Aitor Tornavaca, su bellísima esposa, Verónica Trelles, y sus dos princesitas Leire y Nerea, que aunque hace ya un par de temporadas que abandonaron Huelva para afincarse definitivamente en su Asturias querida, no olvidan esta tierra y las muchas amistades que aquí  dejaron. Al poco se incorporaron a la mesa mi hija Noemí y su chico Manu Esteban, grandes amigos de todos ellos. Por supuesto,al finalizar de almorzar, y como no podía ser de otra forma no quisimos marcharnos sin saludarlos y sin inmortalizar esta bella instantánea que ilustra esta sección, donde se puede apreciar la amistad y el cariño que  entre ellos existe. También aprovechamos para despedirnos de la familia Tornavaca-Trelles, que tras el almuerzo emprendía el camino de vuelta, eso sí, con el compromiso de volver cuando oigan campanas de boda, algo que de momento, amiga Vero, parece que tendremos que esperar. Con Jesús, y aunque no me gusta hablar de fútbol, cuando estamos entre amigos, no me quedó otra que preguntarle cómo estaba viviendo  en el vestuario los malos momentos que están aconteciendo en la entidad albiazul y, sobre todo, si pensaba que Pablo Comas iba a cumplir con la última promesa que le ha hecho a los jugadores de ponerle al día de pago. Contestándome que obviamente lo están pasando mal, uno más que otros, y en cuanto al compromiso del propietario del club más vetusto del país, me decía que no se fiaba, pues son tantos los incumplimientos que es difícil de creerlo, pero que ojalá esta vez fuera cierto, algo que sería estupendo para poder trabajar con tranquilidad, después de muchos meses de inquietud y preocupación.

Modificado por última vez en Miércoles, 16 Diciembre 2015 11:07
UA-9333496-6