Miércoles, 16 Diciembre 2015 10:01

El que tiene un pescadero de confianza tiene un tesoro. Y el que tiene dos…

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

El pescado  es un alimento muy sano y completo, que se recomienda consumir 2 ó 3 veces por semana. Y si es pescado fresco mejor que mejor. Pero uno de los problemas es saber reconocer una pieza fresca. Vamos que hay que ser un experto, para saber cuándo podemos comprar pescado fresco y cómo reconocerlo. O bien tener confianza en el pescadero. Personalmente y como no soy un avezado en estas líderes, por mucho que mire las agallas o los ojos, y si da mal o buen olor, pues me dejo asesorar por Javi Zambrano Gómez o Rubén Castellano Navarro, que son los responsables de la pescadería del Carrefour Market que está ubicado en la plaza de los Litris de nuestra capital. La verdad, que confiar en estos profesionales es sinónimo de garantía, pues además de que da gusto verles como, con la ayuda de un cuchillo o unas tijeras, hacen gala de una pericia inverosímil, a la hora de limpiar, despellejar o trocear el pescado. Que decir de los consejos que nos dan a los clientes  para su preparación, ya que gracia a sus conocimientos y a su dedicación, podemos aprender a preparar una buena paella, cómo elegir el mejor marisco, o cómo cocinar un buen caldo escogiendo el pescado blanco que más sabor le dará. Precisamente en referencia a este respecto, hace unos días Rubén me aconsejaba la compra de araña, un pescado blanco que en adobo, tal como él me comentó, estaba de escándalo. Y por aquello de la deformación profesional y porque un periodista siempre debe tener ese pronto de cotilla, les preguntaba a ambos mientras me atendía si ¿tiene ventajas o inconvenientes el llenar los congeladores para las navidades?  Especialmente porque  por estas fechas se suelen incrementar los precios. Y tanto Rubén como Javi me apuntaban que como todo en la vida tiene sus pros y sus contras. Que obviamente hay productos como el cordero, cochinillo, marisco e incluso el besugo, productos tradicionales de estas fiestas pueden ver como se disparan sus precios. Eso sí, nos dejaban claro que en caso de apostar por la congelación, no interrumpir el proceso y descongelar poco a poco y en el frigorífico. Obviamente me seguían transmitiendo que desde luego que un pescado fresco, es decir, recién capturado es mucho más saludable que no uno congelado, ya que mantiene más propiedades intactas, ya que algunas vitaminas se destruyen con las bajas temperaturas. El problema, a veces o así lo entiendo yo, es que muchas veces el pescado que nos vende como fresco no lo es en absoluto, teniendo por tanto muchas menos cualidades nutricionales. Por eso yo presumo ante mi mujer Lola de poder contar con dos grandes pescaderos como son Javi y Rubén, que me asesoran en cada momento. Y es que  el que tiene un pescadero de confianza tiene un tesoro.

Modificado por última vez en Miércoles, 16 Diciembre 2015 15:43
UA-9333496-6