Lunes, 19 Octubre 2015 18:09

Marcelino Acosta, un ganadero de éxito

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Estos días pasear por Huelva es un pararme constante, pues son muchos los amigos y conocidos que han querido darme el pésame por el reciente fallecimiento de mi padre. Uno de ellos fue el amigo Marcelino Acosta Cañas. Con el ganadero onubense pude compartir un ratito de amena conversación, comentándome, entre otras cosas, que el pasado mes de marzo él pasó por el mismo transe,  ya que perdió a su progenitor, algo que desconocía y que me entristeció mucho, ya que personalmente tuve el placer de conocer a su padre y aunque hacía mucho tiempo que no sabía de él, no es menos cierto que siempre le tuve mucho cariño. En otro orden de cosas, no quise perder la ocasión de felicitarle por el éxito tan sonado que tuvo con la novillada que llevó a la plaza de Rociana del Condado, donde se cortaron ocho orejas, saliendo novilleros  y él como ganadero a hombros. Transmitiéndome que para él era un orgullo continuar con una tradición como es la cría de reses bravas, no en vano, me seguía manifestando, ya es la quinta generación dedicada a estos menesteres, que precisamente este año celebra el 125 aniversario. Eso sí, por aquello que el mundo del toro, es un sector que en la actualidad está viviendo momentos muy complicados, aunque Marcelino, tiene claro que la fiesta nunca se acabará, ha decidido que la Dehesa ‘La Torre’, que así se llama la finca y que está ubicada a escasos cinco minutos de San Juan del Puerto, se dedique a otras funciones. Comentándome que el hecho de que su interior alberga una torre-fortaleza árabe, testimonio de la presencia árabe-musulmana en el municipio sanjuanero, ha decidido hacer uso turístico, por lo que se pueden hacer visitas guiadas de carácter cultural y ganadero. Sin duda, una simbiosis perfecta para disfrutar de un buen día de campo. Además, me seguía comunicando, que ahí no queda todo, pues también se ha especializado en  espectáculos y eventos, por lo que cualquiera que así lo desee puede celebrar cualquier tipo de efeméride en un lugar muy especial con un marco excepcional. Y por aquello, que no conozco la finca, me despedí  con su ofrecimiento de que le rindiera una visita, cosa que agradecí y que en cualquier momento haré efectiva.

UA-9333496-6