Lunes, 28 Septiembre 2015 10:51

Edu Moya, encantado con su vuelta al Recre y a Huelva

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El pasado domingo y tras la finalización del choque entre el Real Club Recreativo de Huelva y el Mérida me dio mucha alegría coincidir con un trotamundos del fútbol y que esta temporada ha vuelto a defender los colores albiazules, me estoy refiriendo a Edu Moya. Este iba acompañado de sus dos hijos, Eduardo y Eros, de ocho y cinco anitos, respectivamente. Con él y por aquello que no nos habíamos visto desde su llegada a Huelva el pasado agosto, aprovechamos para ponernos al día. Aunque no es menos cierto que gracias al facebook, hemos estado en contacto. Y he podido conocer y seguir sus singladuras por Andorra, donde disputó la fase previa de la Liga Europa con el Lusitants; anteriormente su paso por Bolivia o los dos años que pasó defendiendo en Noruega los colores del Kjetil Knutsen. Pero miren ustedes por donde que después de tantos destinos, quien le iba a decir que a sus 34 años volvería a enfundarse la camisola del Real Club Recreativo de Huelva. A este respecto me decía que estaba encantado tanto él como su encantadora esposa, Ana Campos, de volver a una tierra a la que le tienen tanto cariño y de la que guardan gratos recuerdos de su anterior etapa. Y como en su trayectoria deportiva, desde que arrancó jugando en su Extremadura natal, ha tenido muchos entrenadores, le preguntaba su opinión sobre los pitos al término del partido hacia el míster luso del Decano, José Domínguez, comentándome que la afición es soberana, pero que él entiende que está haciendo un buen trabajo. Y como de preparadores estábamos hablando, le interpelé sobre cuál ha tenido más química en su dilatada carrera.  Manifestándome que de todos ha aprendido, pero que quizás su etapa en el Mallorca a las órdenes del siempre recordado Luis Aragonés fue un periodo que nunca olvidará. Por supuesto, no dejamos en el tintero la actualidad albiazul y el mal arranque liguero. A este respecto, me transmitía que adaptarse a la categoría no es una tarea fácil, y que está seguro que todo cambiará. Que él ha llegado dispuesto con su experiencia a darlo todo sobre el césped y ayudar en el vestuario a los más jóvenes, a los que anima para con el esfuerzo de todos cambiar la dinámica actual. Yo le incidía lo difícil de incentivar a una plantilla que está sufriendo en sus carnes el grave problema de tesorería por el que atraviesa el Decano, pero Edu me apostillaba que todos los integrantes del plantel eran sabedores de las dificultades económicas de la entidad. Eso sí, también me dejaba claro, que este tema no ayuda, pero que espera que el presidente cumpla con la promesa de ponerse al día en los pagos en breve. Yo le respondí con la letra de unas célebres sevillanas de Amigos de Gines, que decían: “Promesas no son promesas, sino cuestan lo ofrecido”. Y de momento todo son incumplimientos.

UA-9333496-6