Jueves, 10 Septiembre 2015 18:32

Alfonso Rodríguez y María Pulgarín, de paseo con su mascota Yako

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Tener mascota es un asunto serio. No se trata de un capricho sino que ser propietario de un perro o cualquier otro animal exige al dueño responsabilidad y compromiso,pero no es menos cierto, que también tiene múltiples beneficios. Dicen los expertos que tener una mascota, especialmente un perro, posee una función preventiva incalculable, ya que convivir con ellos hace que enfermemos menos y seamos más resistentes a las alergias porque nuestro sistema inmunitario está más activo. Asimismo, y lo digo por experiencia, nos hace estar en mejor forma física, pues  nos obliga a sacarlo de paseo al menos dos tres ve¬ces diariamente. Hay que tener en cuenta que las recomendaciones de ejercicio diario para combatir el sedentarismo son del al menos media hora, lo que se consigue fácilmente con la tenencia de un perro. Todo este preámbulo viene porque precisamente en unos de mis paseítos por los pinares de El Portil coincidí con el acuarelista Alfonso Rodríguez Iglesias, el cual iba acompañado de su encantadora esposa, María Pulgarín González, y con su perro Yako, el cual lleva 12 años con ellos, que obviamente es un miembro más de la familia. Tanto es así, me manifestaba Alfonso, que cuando se pone a pintar prefiere que sea Yako su acompañante, antes que cualquier persona cercana a su entorno, máxime cuando su fiel amigo le transmite muchísima paz. Algo con lo que coincido totalmente. De hecho hace escasas fechas un veterinario amigo me comentaba que su madre andaba algo depresiva, y que le regaló un gatito, y que el tener que ocuparse de él le había reducido la obsesión por sus problemas propios. En definitiva, que aunque tiene sus contras, no hay que olvidar que te amarra en muchas ocasiones, también te proporciona muchas satisfacciones, entre otras, el fomentar relaciones entre personas que no se conocen, pero que tenemos en común el coincidir en parques y jardines con nuestras mascotas. Pero siguiendo con el amigo Alfonso, me llamó la atención no verle con una cámara en mano y captar algunos de los maravillosos paisajes por donde íbamos paseando, para luego plasmarlo en cualquiera de sus trabajos pictóricos. Comentándome, que con el disco duro que tiene encima de sus hombros, tiene que le sobra, pues le queda reflejado todo lo que le gusta para luego plasmarlo en sus lienzos. Por el contrario, María decía que era una gozada septiembre para disfrutar de El Portil, mes donde la mayoría de los turistas se marchan y pasear, bajar a la playa o ir al chiringuito a tomar unos vinos es más placentero y relajado y sin tanto agobio de gente. En definitiva, que pudimos compartir un ratito de lo más agradable con Alfonso y María, y charlar especialmente de nuestras mascotas.

UA-9333496-6