Jueves, 10 Septiembre 2015 18:30

Rocío Domínguez Rodríguez, paseadora de perros por pasión

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Que la crisis hace a los jóvenes buscar fórmulas para sacar algún dinerillo es una realidad. Y son muchas las ideas que ponen en prácticas para poder tener para cubrir sus gastos más elementales. Por ejemplo, la donación de semen  es una de las prácticas habituales que buscan los hombres, aunque no es menos cierto que cada vez son más los que se ofrecen para este menester, pero también es verdad,las exigencias tiene más dificultad. Pero, obviamente son muchas más las opciones que existen para buscarse la vida. Ahora por ejemplo está muy de moda ir de figurante a cualquier rodaje o en verano ser socorrista acuático en la piscina de cualquiera de las muchísimas urbanizaciones que existen o incluso he visto jóvenes que se decantan por poner publicidad en su automóvil. Como ven  existe un extenso ramillete de alternativas para sacarse unos euros y tener para sus gastos. Pero hoy me quiero parar en una faceta que también está muy en boga, y que en algunos casos es incluso una forma de ganarse la vida, como es pasear perros. Una tarea que aunque parece fácil no es para nada sencilla como a primera vista parece. Y así me lo manifestaba Rocío Domínguez Rodríguez, que es la peluquera de mi perrita Suky, y con la cual coincidí hace unos días mientras paseaba con varios perrit@s. Esta me afirmaba, y con toda la razón, que  pasear perros es algo más que sujetar una correa y hacer ejercicios con ellos. Hay que ser amante de estos animales, conocer sus costumbres y estar preparad@ para dirigir al grupo de caninos. Y la verdad que lleva toda la razón, pues yo no me imagino lo complicado que debe ser para neófitos pasear cinco perritos como llevaba Rocío y llevarlos a todos ellos controlados y sin pelearse, sin duda una tarea ardua y difícil. Pero tengo claro que si eres profesional y, sobre todo, ama a los animales, como es el caso de Rocío, puede ser un trabajo de lo más gratificante. La verdad que estuve un ratito caminando con ella y con sus ‘acompañantes’, y era admirable ver cómo le daba cariño a cada unos de los caninos y, lo más importante, ver que todos le obedecían. Y por aquello que la curiosidad es la base del periodismo, también quise saber quiénes son sus clientes más habituales, señalándome que en este caso en concreto tres de los perritos eran suyos, y los otros dos eran de una señora mayor, que por su edad no podía sacarlos a pasear y que le encomendaba la tarea de pasearlos a diario un par de veces. Que también tiene clientes, que por su trabajo, a veces carecen de tiempo para sacarlo tantas veces como necesitan sus mascotas. Incluso hay personas que por motivos de vacaciones, deciden dejárselo para que se los cuide. En resumen, que fue un placer pasear con Rocío y con sus perritos y observar con el mimo que trataba a cada uno de ellos.

UA-9333496-6