Lunes, 13 Julio 2015 08:10

Los chicos de Citibank arrancan una nueva singladura en el Popular

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Dicen que tener amigos en el trabajo impulsa la productividad e incluso a veces es el sustento de tu felicidad laboral. Y no es que lo diga yo si no que las estadísticas así lo ratifican: Que tener un buen amigo en tu puesto habitual de trabajo incrementa la satisfacción personal en un 50% y te lleva a estar comprometido y enganchado a tus labores profesionales. Pero no es menos cierto que también puede acontecer todo lo contrario, si no hay química entre los compañeros o existe el deporte nacional que no es otro que la envidia, tienes un verdadero problema en tu empresa y esa mala relación termina por amargarte la vida personal y profesional. Supongo que más de unos de mis queridos lectores de esta vuestra sección sabéis de lo que les hablo. Pero este último caso no es el que acontece con Roque Cebrián, Gregorio González, Lola García, Raúl del Valle y Luisa Varela, todos ellos componentes de la plantilla de Citibank España, que llevan décadas  juntos y mantienen una magnífica sintonía, pero que en pocos días todo se va a romper. El motivo no es otro que hace un año aproximadamente por estas fechas el gallego Ángel Ron, presidente del Banco Popular Español, firmaba la compra a través de Bancopopular-e del negocio minorista de Citibank en España. Este hecho conlleva que en unos meses la oficina ubicada en la calle Arquitecto Pérez Carasa de nuestra capital cerrará sus puertas y cada uno de los que han sido compañeros durante años irán a oficinas y departamentos diferentes, quizás resignado por la nueva situación, pero a su vez entiendo ilusionado  por una etapa renovadora y marcada por la esperanza. Y si ellos son sabedores que su relación personal ya no seguirá siendo la misma, por muchas promesas que se hagan, y sé de lo que les hablo. Personalmente y como cliente también siento que con la segregación de este ‘peazo’ de equipo humano, también se marcha una etapa en la que en esa entidad me sentía como en mi casa y donde siempre me asesoraban financieramente hablando, como si de un familiar se tratase. No en vano llevo siendo cliente de la citada entidad desde principio de los ochenta, cuando la oficina estaba situada en la calle San José y donde conocí a grandes amigos que ya están jubilados como Federico Sánchez de la Campa y Pepe de la Corte. Sin duda muchos recuerdos y grandes profesionales.  Pero ya sólo queda resignarse y asumir la nueva situación, ellos como compañeros y yo como cliente. Que por cierto tendré que pensármelo, si seguir o marcharme a otra entidad, Porque si cambian la actitud entre novios, amigos de siempre o  con aquel compañero de tu juventud. ¿Por qué no va a cambiar la filosofía de tu  banco con un nuevo propietario? En La imagen que ilustra esta sección, y por aquello que Roque es el primero en ser trasladado a su nuevo destino, he querido fotografiarme con ellos y darles las gracias a todos y cada uno por el trato recibido durante tantos años.

UA-9333496-6