Miércoles, 20 Mayo 2015 07:43

Inma Argúelles y Juanma Fernández, felices en la Comunión de su hijo Hugo

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

La Primera Comunión es uno de los siete sacramentos de la Iglesia Católica, y uno de los tres de iniciación a la vida cristiana junto al bautismo y la confirmación. Y mayo, tras la preparación de la catequesis, es el mes por antonomasia para celebrar el citado ritual sacramental. Este fue el tema de conversación que tuve, mientras tomábamos unos vinos con mi buen amigo Juanma Fernández y su encantadora esposa, Inma Argüelles. Todo este preámbulo viene al cuento porque el hijo de ambos, Hugo, recibió el Divino Pan de los Ángeles el pasado 9 de mayo en la parroquia de Bellavista, junto a sus compañeros de 4º curso de Primaria del Colegio El Puntal de la citada pedanía de Aljaraque. Ambos me comentaban y no paraban de hablar del día tan especial que vivieron, no en vano coincidieron todos los familiares del protagonista, algo poco usual, ya que la familia de Inma reside en Granada  y la de Juanma en Huelva. Vamos que no faltó nadie al citado evento. Incluso las bisabuelas, Carmen e Isabel, a sus 93 y 88 años, respectivamente, no quisieron faltar a la cita. Tanto uno como otro, me seguían trasmitiendo lo bien que lo pasaron, pero obviamente quien disfrutó de lo lindo, fue Hugo, sobre todo con la cantidad de regalos que recibió, entre ellos me decían que los que más le gustaron fue un iPhone para cuando sea algo mayor y una cámara acuática que le va a venir muy bien para su inminente viaje a Punta Cana, ya que la pareja y el pequeño con motivo de tan especial efeméride se van a dar un homenaje en la República Dominicana, Yo les preguntaba de quien había salido la elección del destino, ya que parecía más bien escogido por los padres, pero me dejaron claro que había sido consensuado por los tres. Pero volviendo al pasado sábado, me trasmitían que si su pequeño estuvo encantado con los regalos, el mejor de ellos fue el poder compartir un día tan especial con sus primos onubenses Alicia, Pau y Anabel y con los granadinos Carmen y Elvira, un hecho que nunca había acontecido. Como sería lo feliz que estuvo con todos ellos, que nada más llegar al hotel Fuerte de El Rompido, donde tuvo lugar el almuerzo, se quitó el traje de comunión, algo que dejó un poco contrariado a su tío Fernando, pues fue el regalo suyo. Pero está claro que las tirolinas, los columpios y, sobre todo, las piscinas hicieron las delicias de los chavales, y como es lógico sobraba el traje. Pero como yo soy amigo de mis amigos, para que no se enfade el que se gastó el parné, en la imagen que ilustra esta sección podemos apreciar lo elegante que estaba Hugo, con el bonito traje que lució en un día tan especial.

Modificado por última vez en Miércoles, 20 Mayo 2015 08:31
UA-9333496-6