Lunes, 19 Enero 2015 07:57

Manolo Rengel le ha hecho un buen "corte a la crisis"

Escrito por 
Valora este artículo
(129 votos)

Que estamos en época de crisis por mucha milonga que nos quieran vender es una realidad. Por ello es tiempo de ajustarnos el cinturón. Y en mi caso, no sé si debido a que estamos en tiempo de dificultad o porque me coge más cerca de mi domicilio, me ha llevado a dejar la peluquería a la que acudía asiduamente. Este cambio ha significado a mi favor, entre otras cosas, el consiguiente ahorro a mi bolsillo, ya que el establecimiento de MANOLO RENGEL CAMACHO, que está ubicada en la calle Duque de Ahumada de nuestra capital, tiene unas ofertas que le invitan a uno a ir con más frecuencia a cortarte el pelo, en mi caso a “depilarme”, pues ya uno anda más bien escasito de cabello. Con Manolo hablaba sobre qué le había hecho decantarse por hacer promociones, dejándome claro que la crisis se ha llevado por delante a muchos compañeros, y que antes de echar las persianas o salir “trasquilado” se le ocurrió ofertar todos los martes, miércoles y jueves, eso sí sólo por las mañanas, el corte por cinco euros. Y los sábados por la tarde de 16.30 a 19.30 horas sección  infantil, o lo que es lo mismo los más pequeños, aunque también es horario para adultos. En definitiva, que puede decirse que el amigo Manolo le ha hecho un buen corte a la crisis. Pero además de haber encontrado un buen profesional donde cortarme el pelo, también he hallado a un buen conversador y un enamorado de Los Marismeños. No en vano en las paredes del local se pueden apreciar bastantes discos de vinilos enmarcados de este grupo onubense. Y mientras trabajaba con las tijeras y la maquinilla, me comentaba que era nieto del siempre recordado PEDRO CAMACHO LÓPEZ, el que fuese propietario del mítico café- bar 'EL TUPI'  y sobrino de otro ilustre onubense, como fue JUAN ORTIZ, del cual me decía que había sido una figura muy importante del Real Club Marítimo de Huelva, máxime fue presidente durante 24 años consecutivos. Pero como a Juan tuve el placer de conocerle, me interesé más por la figura de su abuelo y por ese emblemático local que, según me manifestaba, se inauguró el 18 de julio de 1914, y que de seguro, que más de uno de mis queridos lectores todavía lo recuerdan con algo de nostalgia. Por cierto, Manolo me prometió enviarme por whatsapp algunas instantáneas y recortes de la prensa de la época. Y desde esta ventana semanal le quiero agradecer la deferencia, porque la verdad que es una joya lo que me ha remitido.

Modificado por última vez en Lunes, 19 Enero 2015 13:52
UA-9333496-6