Martes, 30 Diciembre 2014 19:30

Manuel Espina, feliz con que su hija Rocío le haga abuelo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

La llegada de un nieto es un momento decisivo en la trayectoria vital de las personas. No nos modifica la vida, como lo hace el nacimiento de un hijo, pero debe de ser algo muy grande. Personalmente no puedo hablar de esa inmensa alegría que dicen que siente, y la verdad que me gustaría ver asegurada mi descendencia y que algunas de mis dos hijas me hiciesen abuelo, pues según me decía mi hermano MANOLO, que acaba de estrenarse en estas líderes, es como un árbol al dar fruto, cada semilla al ser plantada vuelve a fructificar. Me decía más, que era como una inyección de vida. Una nueva fuente de afecto que llega cuando los hijos ya no nos necesitan. Este es el tema de conversación que tuve la semana pasada con mi buen amigo MANOLO ESPINA, con el cual coincidí cuando iba paseando plácidamente con su hija MARÍA DEL ROCÍO, y que en poco más de un mes va a ser madre por vez primera. Manolo me manifestaba estar al igual que su yerno, HELENIO LÓPEZ ALBA, súper feliz con la llegada de la cigüeña, ya que para él significa recuperar y compartir la ilusión de volver a estar con niños pequeños. Estaba convencido que si los hijos te hacen madurar, los nietos, normalmente te rejuvenecen, porque con ellos se vuelve a hacer cosas que ya hicimos como padres, por tanto el amigo Espina, estaba deseando de ver la carita de JUAN JOSÉ, que así se llamará su primer  nieto, en recuerdo a un hijo que perdió en plena juventud. Pero si estuvimos conversando un ratito de lo que significa ser abuelos, no quisimos dejar en el tintero el momento tan complicado que está viviendo el REAL CLUB RECREATIVO DE HUELVA, no en vano él estuvo trabajando en la entidad albiazul como técnico. Manifestándome que anda muy preocupado por la situación económica del club más vetusto del país. Ya que en lo deportivo, aunque lleva cinco partidos consecutivos sin ganar, está convencido que JOSÉ LUIS OLTRA sabrá cambiar el rumbo de la nave, pues aunque tiene una plantilla corta, no es menos cierto que tiene jugadores con calidad. Además, me seguía diciendo, en el fútbol existen rachas, y no hay mal que cien años dure. Al final nos despedimos con el deseo de que su hija Maria del Rocío tenga una horita corta, y que pronto le veamos ejerciendo como abuelo.

UA-9333496-6