Viernes, 21 Noviembre 2014 08:57

Zárate Vinoteca, un espacio donde comer bien

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Las navidades ya no son lo que eran, sobre todo a la hora de organizar las célebres comidas de Navidad. Y es que la  crisis afecta a todo hijo de vecino, sin duda estamos ante la mayor ola de desempleo de la historia, y con un buen número de empresas afectadas por expediente de regulación de empleo o haciendo números para mantenerse a flote. Pero a pesar de todo y aunque las comidas de empresa como tales ya no existen, no es menos cierto que los compañeros más afines forman sus grupos y deciden salir a comer o cenar juntos. Según nos comentaba ANDRÉS MOTERO, propietario de Zárate Vinoteca, lo cierto es que a pesar de la crisis los onubenses seguimos apostando por celebrar las fiestas en la calle, eso sí a la hora de pagar cada uno abona su plato, de hecho, me seguía manifestando, las empresas que se hacen cargo del menú festivo de su plantilla, prácticamente podrían contarse con los dedos de la mano. Como consecuencia del actual momento económico, continuaba diciendo, también ellos han sabido adaptarse a la situación y tienen  menús para todos los bolsillos, aunque manteniendo la calidad de siempre. Quizás si en años no muy lejanos llegadas estas fechas tenía que hacer acopio de viandas para preparar menús en los que era raro que faltase toda clase de marisco, ahora los comensales, al no poder hacer grandes dispendios, se conforman con platos más modestos, pero tienen claro que quieren divertirse, y aunque sea un día quieren salir y olvidarse de todo. Y si decía anteriormente que en Zárate Vinoteca se adaptaban a todo tipo de presupuesto, les puedo asegurar mis queridos lectores de esta ventana semanal, que ofrecen una completa propuesta gastronómica. Precisamente el pasado viernes estuve almorzando con  mi mujer LOLA y les puedo asegurar que ALBERTO GODOI, jefe de cocina del citado establecimiento, nos preparó como ustedes pueden ver en la imagen que ilustra esta sección, una presa ibérica confitada con crema de castaña y tallarines de verduras, que para que les voy a contar como estaba. En definitiva, que estoy de acuerdo con aquéllos que piensan que las navi¬da¬des sólo se celebra una vez al año, por ello hay que recibirlas de manera suntuosa y con los mejores manjares, y cómo no, rodeados de familiares, compañeros y amigos. Por tanto, les recomiendo una visita a Zárate Vinoteca, que se dejen aconsejar por las sugerencias de Alberto, pues  les seguro que no saldrán defraudados.

UA-9333496-6