Miércoles, 22 Octubre 2014 16:17

David de Miranda tiene todos los ingredientes para ser figura del toreo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Estos días atrás, aprovechando que estaba dando un paseíto por mi antiguo barrio de La Merced, me acerqué hasta la plaza de toros, donde pude departir un ratito con el joven novillero onubense, concretamente de Trigueros, DAVID DE MIRANDA. A éste lo encontramos  en la soledad del coso  de La Vega Larga ensayando un poquito de toreo de salón frente al carretón y su hombre de confianza. Sin duda, algo que me sorprendió, ya que hace menos de un mes acaba de finalizar la temporada. Comentándome  que si de verdad quieres ser figura del toreo tienes que trabajar duro, y que aunque su última novillada fue el pasado 30 de septiembre, tiene que seguir en la brega, y nunca mejor dicho, para evolucionar y llegar a ser algo en esta difícil profesión. De hecho, me seguía manifestando con satisfacción y con una sonrisa de oreja a oreja, que el esfuerzo da su fruto,  pues en el año de su debut con caballos había acabado tercero en el escalafón, logrando unos registros bastante buenos, pues en 27 novilladas había cortado 46 orejas y tres rabos. Obviamente le preguntamos que con cuál de estos festejos se quedaba, pero el de Trigueros, aunque tan sólo tiene veintiún anitos, se ve que tiene las cosas claras, y nos decía que él tiene la responsabilidad de entregarse en todas las plazas. Eso sí, que mantiene en su retina dos tardes que han sido muy especiales, en primer lugar, la de su estreno ante sus paisanos en la plaza de La Merced, donde con novillos de MARTÍN LORCA, logró cortar tres orejas y abrir la puerta grande. Y por supuesto, no olvida su estreno en la Maestranza, en la vigésima de abono, con novillos del CONDE DE LA MAZA, donde la espada le privó de tocar pelo. Aunque no es menos cierto, que una de las aficiones más entendidas del panorama taurino quedó impactada por su valor, no en vano recibió varias volteretas, pero siempre volvía a ponerse en el mismo sitio, demostrando ambición, sentido del temple y todos los ingredientes para llegar muy lejos. En definitiva,  que  evidenció, según las crónicas, que el triguereño tiene la seña de identidad del toreo, valor y quietud. Como verán echamos un ratito de lo más agradable con el amigo David, del cual nos despedimos deseándole todo lo mejor y, por supuesto, deseándole algo que no dudo que logrará, máxime viendo su trayectoria, el sueño de compartir cartel con las grandes figuras.

UA-9333496-6