Jueves, 16 Octubre 2014 07:45

Manolo y Mari Carmen, una pareja que ha coincidido en su jubilación

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

La palabra jubilación proviene del latín 'jubilare' (gritar de alegría). Por ello, alegrarse es lo que hacen la mayoría cuando les llega el momento. Eso sí, o al menos así lo veo yo, la jubilación aunque a mi todavía no me ha llegado la hora, entiendo que no es sinónimo de vejez, ni de inactividad, todo lo contrario, es el momento perfecto para convertirse en la persona que le gustaría ser y para hacer las cosas que siempre ha querido hacer. Llegada esta situación, y como cada persona es un mundo, los hay quienes les gusta disfrutar de la cama, relajarse o ver la televisión, pero la mayoría prefiere realizar actividades creativas, sociales y familiares. Todo este prolegómeno viene porque en uno de mis 'paseítos' diarios coincidía con la pareja formada por el amigo Manolo Campos y su encantadora esposa, Mari Carmen Méndez, los cuales llevan poco más de un año jubilados de sus respectivos trabajos. El como profesor de instituto, concretamente culminó su vida laboral en el García Lorca, aunque también compaginó dando clases en la Universidad de Sevilla, y ella como funcionaria en MUFACE. Con ambos estuve conversando un ratito de lo más ameno y agradable. Obviamente les pregunté cómo llevaban la jubilación, y los dos estaban de acuerdo en señalarme que lo primordial es estar activo y no volverse  ocioso, porque eso es sinónimo de un declive rápido en la salud, tanto física como mental. Con Manuel estuvimos rememorando su época de político, no en vano ejerció como edil del Ayuntamiento capitalino, allá en los años 80 por Alianza Popular, transmitiéndome que los políticos de antaño eran de otra pasta, que entraban en política por vocación, que para ellos era un trabajo por y para el pueblo, y que prácticamente ni cobraban. Y que en la actualidad, buena parte de ellos entran para lucrarse, independientemente al partido que pertenezcan, de hecho, me seguía manifestando, que él se queda estupefacto cuando escucha las cantidades a las que ascienden los salarios de algunos de nuestros políticos actuales, tanto es así, que con esos sueldos me decía, es imposible que tengan claras las necesidades de los votantes que ellos representan, donde la mayoría son parados, mileuristas o jubilados con pensiones que no superan los seiscientos euros. Tampoco dejamos en el tintero la pequeña intervención quirúrgica de tipo nasal, a la que se va a someter Manuel, manifestándonos Mari Carmen, que igual hace como ‘la Esteban’ y aprovecha para hacerse un pequeño retoque. Al final nos despedimos de ambos, felicitándoles  por el éxito que está logrando su yerno Carlos con la fábrica de cervezas artesanal Tartessos, que se ha puesto de moda entre los onubenses.

Modificado por última vez en Jueves, 16 Octubre 2014 07:59
UA-9333496-6