Martes, 30 Septiembre 2014 15:05

Luisa Varela y su chico José Aranda han disfrutado de la República Checa

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Para las parejas que ambos trabajan organizar unas vacaciones y compaginar una escapada los dos juntos normalmente suele ser una tarea ardua y difícil. Este es el tema de conversación que tuvimos con mi buena amiga Luisa Varela Soriano, la cual y según me manifestaba, se sentía una privilegiada, ya  acababa de aterrizar de estar una semana junto a su chico José Aranda, haciendo un circuito por la República Checa, concretamente habían visitado Praga y Viena. Y como Luisa es sabedora que una de mis grandes pasiones es viajar y conocer mundo, me puso los dientes largos comentándome lo bien que lo habían pasado, pues el recorrido realizado es de lo más romántico por el arte y la historia de las Ciudades Imperiales. De Praga hablaba y no paraba, sobre todo me trasmitía que pasear de la mano de su amor  por el Puente de Carlos, viendo esas estatuas a ambos lados ha sido todo un placer. De hecho, me seguía manifestando, que como no podía ser de otra forma, y por aquello que la tradición dice, que a la altura donde fue arrojado al agua San Juan de Napomuceno, se encuentra su estatua, que quien pide un deseo pasando la mano izquierda en la representación de su martirio, éste le será concedido. Ella no lo dudó, y que obviamente pidió el suyo, lo que no quiso desvelarnos cuál fue su petición, por aquello que si lo revela, el citado deseo no se cumple.  De Budapest, nos recomendaba El Bastión de los Pescadores, que me decía que era una terraza de estilo neogótico situada a la orilla del Danubio en la colina del Castillo Real y muy cerca de la iglesia de San Matías. Y como estaba en plan guía turística, nos recomendó un lugar que quizás no es tan conocido,  como es  Karlovy Vary, una ciudad que está ubicada a unos 140 kilómetros de Praga, y que recibió este nombre en honor del emperador del Imperio Romano Carlos IV, ya que fue el fundador  de la citada ciudad en 1350, y que según me trasmitía es famosa por sus fuentes termales, y que llegó a ser un popular destino turístico en el siglo XIX, especialmente para personajes ilustres que buscaban tratamientos terapéuticos. Luisa y José, que no tienen nada que envidiar a aquellas personalidades de antaño, estuvieron tomando unos baños de aguas calientes. Y para que todos ustedes mis queridos lectores vean que  se lo han pasado en grande, aquí le dejo una instantánea de la pareja en los jardines de Karlovy Vary. 

UA-9333496-6