Lunes, 19 Mayo 2014 09:34

“El Loco de la Colina” un paisano enamorado de su tierra

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Han pasado ya muchos años, desde aquel ya lejano 1973, en que comenzará su carrera profesional Jesús Quintero en RNE, a partir de ahí ha tenido muchos éxitos con programas como El Perro Verde, Ratones Coloraos o El Loco soy yo. Pero a pesar de que las hojas del calendario van cayendo sin casi  darnos cuenta “El Loco de la Colina”  a pesar de su fama, sigue siendo un hombre sencillo, agradecido, cercano y enamorado de su tierra. Precisamente el pasado fin de semana, coincidía con este sanjuanero universal, en el Centro Comercial Holea de nuestra capital, y como no, me paré a saludarlo y compartir un ratito con él, mientras que algún que otro viandante, se paraba a pedirle un autógrafo. Eso sí, el veterano periodista, a pesar de estar acompañado de sus amigas, Sonia, Mari Carmen, Pilar, Gloria y Sonia Quintero, no dudaba en atender a cuantos se acercaban a la terraza del Foster Hollywood, donde estaban tomando un refresco. Y es que, tal como me manifestaba, el disfruta comunicándose con sus paisanos, y fardando de su Huelva con sus amigas. No en vano, nos seguía trasmitiendo, que la diversidad que tiene nuestra provincia, tanto por su hermosura, como por su gastronomía, es digna de envidia sana.  Me seguía diciendo, que donde pueden encontrar los jamones de jabugo, la gamba blanca de la costa, las coquinas de Isla Cristina o los vinos del Condado. Vamos, que de la forma que vendía todas las bondades de nuestra geografía, le comenté que no estaría mal, que se plantease hacer  un programa promocionando todas las maravillas de nuestra tierra. Al final nos despedimos, quedando emplazado para tomar una cervecita en El Portil, ya que actualmente esta descansado en el chalet que tiene esta pedanía de Punta Umbría, donde está trabajando en nuevo proyecto. Lo que si pude observar en el ratito que estuvimos conversando, que sigue siendo el mismo, que no ha cambiado. Le encanta su libertad y hacer las cosas que le gustan sin tener que dar explicaciones. Y sin duda, no hay nada más preciado para Jesús, que volver a gozar de su casa onubense y estar entre sus gentes. La verdad, amigo,  que fue un placer compartir un ratito y disfrutar de tu filosofía de vida. 

UA-9333496-6